Formulario de búsqueda

Sección 10. Indicadores de nivel comunitario: Algunos ejemplos

  • ¿Qué son los indicadores de nivel comunitario?

  • ¿Cómo se pueden utilizar los indicadores de nivel comunitario?

  • ¿Cómo se eligen los indicadores de nivel comunitario?

  • Ejemplos de los indicadores de nivel comunitario en diversos campos

La coalición The Payneside Health-for-All Coalition quería saber si sus esfuerzos para hacer que los servicios de salud fueran más accesibles para todos los integrantes de la comunidad estaban surtiendo efecto. Miembros de la coalición sabían que si se limitaban a preguntar a las personas por su grado de satisfacción con el acceso a dichos servicios, cabía la posibilidad de que no consiguieran una información precisa, ya que las respuestas estarían influenciadas por las propias ideas que los integrantes de la comunidad tienen sobre lo que constituye un buen servicio de salud, o bien porque se sienten presionados por demostrar más interés por su salud del que tienen en realidad o incluso por el simple hecho de que se les pregunte.

La coalición, para averiguar lo que quería saber, en lugar de preguntar directamente utilizó indicadores de nivel comunitario.Recogieron información sobre el número de visitas al centro de salud de la comunidad de personas de varias edades y cuántas de las visitas a las clínicas que utilizan la escala móvil eran pacientes que podían pagar poco o nada.También hicieron un seguimiento del número de residentes de la comunidad que recibían asistencia gratuita en los hospitales locales, el número de personas mayores que recibía asistencia subvencionada en casa y otras estadísticas que no dependían de opiniones personales, memoria o decisión sobre lo que uno quiere o no informar a terceros. El resultado obtenido mostró que había un gran número de ciudadanos que estaban buscando atención médica y que el trabajo realizado por parte de la coalición había dado su fruto. La utilización de los indicadores de nivel comunitario ayudó a la coalición a proporcionar a los miembros de la comunidad mejores accesos a estos servicios.

Hemos presentado los indicadores de nivel comunitario y explicado brevemente por qué y cuándo se puede disponer de ellos y cómo reunirlos. La sección incluye un número de ejemplos de posibles indicadores para diferentes asuntos: abuso de drogas, prevención de embarazos entre adolescentes, control del tabaco, prevención de lesiones y de la violencia. En esta sección explicaremos cómo identificar y elegir los indicadores de nivel comunitario según las necesidades y ofrecemos orientación para los indicadores que se podrían buscar en un área determinada.

¿Qué son los indicadores de nivel comunitario?

Los indicadores de nivel comunitario miden lo concerniente a grupos más que a personas de forma individual, (indican lo que pasa a nivel de comunidad, no las acciones de cada uno de los miembros).En el ejemplo arriba mencionado, la coalición no recogió información a través de las personas, sino que se sirvió de información objetiva que mostraba las acciones de un gran número de ellas. Otro ejemplo similar es el control del consumo de tabaco por medio de un seguimiento de las ventas de este en la comunidad, en lugar de encuestar a individuos para ver cuántos cigarros se fuma cada uno al día.Más adelante en esta sección veremos más ejemplos.

Los indicadores de nivel comunitario miden desde lo más específico y concreto, como el índice de muertes causadas en accidentes por conductores ebrios,  hasta lo más sutil e indirecto, como el espacio que se dedica en las estanterías a las bebidas alcohólicas en los supermercados o el porcentaje de clientes en los restaurantes locales que piden bebidas sin alcohol. De cualquier manera, todos los indicadores de nivel comunitario que se utilicen deberían de tener varias cosas en común.

Deberían ser:

  • Relevantes con el asunto a tratar.Controlar las ventas de las bicicletas no dará información sobre el consumo del tabaco, pero es posible que esté relacionado con la prevención de los ataques al corazón o el uso de los espacios al aire libre.
  • Disponibles.Tiene que haber una forma de encontrar la información que se busca.Si no es posible que uno mismo pueda recoger o encontrar la información de manera relativamente fácil y nadie más está haciendo un seguimiento, quiere decir que este indicador en particular no es el más adecuado.
  • Elegidos por los ciudadanos o los grupos que vayan a usar la información del indicador. El uso de los indicadores de nivel comunitario tiene más posibilidades de ser efectivo y dar un buen resultado, cuando es parte de un proceso participativo.
  • Utilizables en la práctica. La idea de elegir los indicadores de nivel comunitario es poder usarlos para informar y guiar el trabajo. Si no se pueden poner en práctica, no son los más apropiados.
  • Medibles estadísticamente. La mejor forma de demostrar que la información es importante es expresarlo en medidas estadísticas. Si se puede demostrar que las muertes en accidentes de tráfico relacionadas con la embriaguez han caído de forma significativa desde el principio de la campaña contra el conducir vehículos bajo los efectos del alcohol, es una evidencia bastante buena de que la iniciativa está dando resultado. En principio,  los indicadores deberían también mostrar una tendencia, sin importar si el indicador está subiendo o bajando con el tiempo, en vez de los que se limitan a decir “sí” o “no”.
  • Defendibles lógica o científicamente. Se debe ser capaz de convencer a la gente de que la relación entre los indicadores y el tema a tratar es real. En algunos casos, como en el mencionado arriba de las muertes producidas por conductores ebrios, es evidente. En otros, pueden ser necesarios los resultados de estudios científicos anteriores para demostrar la conexión. Por ejemplo, llevó varias décadas y mucha ciencia para establecer con firmeza la relación entre varios problemas médicos y medioambientales con agentes contaminantes en el aire y el agua.
  • Fiables. No sólo se tiene que ser capaz de recoger la información, hay que estar seguro, en la medida de lo posible, de que es precisa, es decir, la tiene que conseguir uno mismo o a través de una fuente en la que se pueda confiar.
  • Avanzados. Los “indicadores de tendencias” de los que se suele hablar en las noticias, (generalmente en finanzas) son indicadores que dicen de antemano lo que viene de camino. Si cambian, normalmente quiere decir que el resto de esa categoría pronto cambiará de la misma manera. Si se diferencian los indicadores de tendencias de los niveles comunitarios, se pueden utilizar para predecir tendencias relacionadas con el asunto en el que se esté trabajando.
  • Relevancia política. La razón para medir a través de indicadores de nivel comunitario suele ser la necesidad de cambio. Este se puede cambiar dentro de una organización o área en la forma en que se trata un asunto, o como respuesta y regularización del gobierno. En cualquier caso, el indicador tiene que demostrar la necesidad del cambio y señalar el tipo de modificaciones que se necesitan.
  • Reflejo de los valores de la comunidad. Es poco probable que se reciba apoyo si los resultados que se buscan no están en la línea de lo que la comunidad considera que está bien.

En este punto, como es evidente, hay excepciones. Los trabajadores de los derechos civiles y la comunidad afro-americana tuvieron que oponerse a los valores de la comunidad en el Sur (y ha ocurrido más veces en otros lugares también) en los años 1960 para asegurar la igualdad de derechos para todos. No contaban con el apoyo de sus comunidades locales, pero sí tenían de su parte a la Constitución y el gobierno federal, así como el peso de la decencia y la justicia.

  • Atrayentes para la prensa local. Cuanto más interesante y de mayor interés periodístico sean los indicadores, más posibilidades hay de que la prensa local informe acerca de ellos y publique la causa.

Consideraciones generales

  • Como se ha mencionado con anterioridad, los indicadores de nivel comunitario buenos aparecen de diversas maneras. A veces, lo que resulta más obvio, no es tan útil como parece. Por ejemplo, se sabe que fumar es la causa principal del cáncer de pulmón, por lo que medir los índices de cáncer de pulmón en una comunidad debe de mostrar el índice de fumadores. Y así es, indica la cantidad de fumadores hace 20 ó 30 años, porque este tiempo es lo que puede tomar el desarrollo de varios cánceres. Pasa lo mismo con los ataques al corazón y el colesterol, la condición actual del corazón refleja tanto los hábitos alimenticios y el ejercicio de hace 20 años como los actuales. Por consiguiente, es importante elegir los indicadores que se refieren a las condiciones actuales, (a no ser que lo que se quiera saber es la cantidad de afectados en el presente o lo que pasó hace 20 años.)
  • Una segunda consideración es qué conexiones inusuales pueden dar información importante. Por ejemplo, un incremento del espacio dedicado a la comida sana en los supermercados indica que las personas se preocupan más sobre su alimentación y puede ser el reflejo de la adopción de estilos de vida más sanos. Un descenso considerable en la posibilidad de adquirir cajas de cerillas como recuerdo en los restaurantes puede ser significativo para la caída del consumo de tabaco.Un crecimiento en las ausencias por “accidentes” en el colegio, puede ser un indicio de abusos a menores.Hay que pensar de forma creativa a cerca de qué indicadores pueden considerarse como una posibilidad.
  • La última consideración tiene que ver con la capacidad de recoger y utilizar la información. ¿Se tienen los recursos necesarios?Si la información la está recogiendo uno mismo, se necesita gente para hacerlo, y ellos tienen que entender con total exactitud lo que tienen que buscar. Puede ser necesario dinero para pagarles o para pagar la información que se consiga a través de fuentes externas. Puede que se necesite mucho tiempo para encontrar lo que se está buscando o habilidades específicas para que tenga sentido. Hay que elegir indicadores que entren dentro de las posibilidades de cada uno para conseguir y medir.

El número de indicadores que se elijan también es muy relevante. Es posible que se tenga un gran número de indicadores que puedan aportar información útil. No hay que complicar las cosas, hay que pensar de antemano cuánto tiempo va a llevar conseguir y analizar la información y mantener equilibrado el número de indicadores que se pueden manejar al mismo tiempo sin problemas.

¿Cómo se pueden utilizar los indicadores de nivel comunitario?

Aunque este capítulo está dedicado a la evaluación, los indicadores de nivel comunitario pueden ser útiles de muchas maneras. Además de la evaluación de la propia intervención o iniciativa, se pueden aplicar para la valoración de la comunidad, la responsabilidad de otras organizaciones o instituciones, o los esfuerzos para cambiar la política.

Evaluación de la comunidad.

Los indicadores de nivel comunitario pueden ser útiles en las evaluaciones de la comunidad para varios propósitos. Por ejemplo, una valoración para identificar los asuntos y los problemas de la comunidad, puede apoyarse en indicadores tales como las incidencias de una enfermedad o condición médica tanto en toda la comunidad como en un grupo particular étnico o geográfico. El número de niños que reciben comida de forma gratuita o con precio reducido, o el número de colegios con programas de desayunos establecidos pueden aportar mucho sobre los problemas económicos de la comunidad o el hambre que pasan los niños.La frecuencia de las ausencias laborales causadas por dolencias respiratorias puede reflejar la poca calidad del aire. Incluso algo tan aparentemente inofensivo como las cifras de venta de pañuelos puede señalar un problema, si las ventas de colores identificados con una banda callejera sobrepasan a todos los otros.

Las tendencias de la población de la comunidad se pueden seguir por el crecimiento de las tiendas, las instalaciones médicas, organizaciones étnicas, en los anuncios de “se necesita ayuda” donde requieren fluidez en un idioma en particular, o clases bilingües en los colegios. Este tipo de medias se utilizan a menudo cuando se requiere una valoración para determinar hacia dónde dirigir los esfuerzos de la comunidad. Un rápido crecimiento de un sector minoritario con un idioma en concreto puede señalar la necesidad de nuevos programas escolares, clases del idioma para adultos, intérpretes en los juzgados, oficinas gubernamentales, instalaciones médicas, etc.

Los indicadores de nivel comunitario también pueden proporcionar información sobre los efectos de los proyectos e iniciativas de la comunidad. Los resultados de una expansión del sistema público de transporte se pueden medir no sólo por el número de conductores, sino por el número de días con buena calidad de aire, el volumen de los negocios en el vecindario como aporte reciente de la expansión, y un incremento en la apertura de restaurantes y clubes.

Un modo interesante de emplear los indicadores de nivel comunitario está en entender como llegar a las personas, (educarlas en un tema, pedir una contribución, publicar los servicios propios). Por ejemplo, si el número defamilias suscritas a un periódico es pequeño, o  si uno en concreto vende mucho más que otro en la comunidad, es fácil saber como llegar a la mayoría. Conocer cuántas personas acuden a los eventos deportivos o los sigue por televisión puede ser útil, así como tener conocimiento de la emisora de radio más popular entre aquellos a los que se quiere llegar.(Una emisora de heavy-metal o hip-hop sería más apropiada para acercarse a los desertores de colegio; una emisora pública especializada en noticias y música clásica atraerá posibles donantes).

Responsabilidad.

Los indicadores de nivel comunitario, al proveer información sobre el proceso, progreso y resultados de las iniciativas y proyectos, pueden ayudar a responsabilizar a quienes están al mando de ellos. En una iniciativa de la comunidad para proporcionar más viviendas asequibles, es posible que, por ejemplo, se mida el número de viviendas a bajo precio disponible o el promedio del costo del alquiler por habitación o por metro cuadrado de las propiedades residenciales de la comunidad. Las reiteraciones de los políticos sobre el progreso de la economía se puede comprobar si se observan los índices de desempleo, el promedio del sueldo de los trabajadores, la cantidad de trabajadores que se dedican al negocio e industria de la construcción, etc. El éxito del proyecto de una carretera para reducir el tráfico se puede medir al comparar del tránsito de vehículos en la nueva carretera con la circulación de otra carretera similar, sin mejoras, en la comunidad.

Los indicadores de nivel comunitario también pueden hacer un seguimiento de otro tipo de responsabilidades, como el número de quejas por brutalidad policial o reclamos por parte de los ciudadanos por falsos arrestos, que pueden indicar un problema con el exceso de entusiasmo a la hora de aplicar la ley o perfiles racistas. La cantidad de partes en los seguros de vehículos a causa de los baches o malas condiciones de la calzada puede reflejar la eficiencia del departamento dedicado a las carreteras. Una reducción de los pasajeros del transporte público puede ser la consecuencia de un mal servicio, autobuses con demasiada aglomeración de gente o una mala elección de las rutas por parte de la delegación de transportes.

Evaluación.

Lo más probable es que se utilicen los indicadores de nivel comunitario para medir el progreso en dirección a los resultados a los que se dirige. Por ejemplo, una iniciativa que trata sobre el abuso de sustancias nocivas  puede fijarse en las admisiones de programas de rehabilitación como señal de progreso. Los resultados se pueden medir por indicadores tales como los arrestos relacionados con el alcohol y las drogas o las admisiones de urgencias relacionadas con su abuso, los incidentes ocasionados por menores que conducían bajo los efectos del alcohol, y el precio y disponibilidad de las drogas en la calle.

También es posible, en algunas circunstancias, usar los indicadores de nivel comunitario para evaluar el proceso (por ejemplo, si se está haciendo lo que se pretendía para conseguir los resultados deseados). Si parte del esfuerzo de la estrategia para la prevención de la violencia entre menores es convencer a los colegios o institutos para que observen detenidamente la resolución de un conflicto, puede medirse el número de mediadores calificados (entrenados) de programas del mismo colegio o relacionados con el tema. (Un indicador vinculado al progreso podría ser el número total de las sesiones para la resolución de los conflictos que los mediadores llevaron a cabo, y un indicador del resultado podría ser el número de los incidentes violentos en el colegio o relacionados con él).

Cambio de política.

Los indicadores de nivel comunitario pueden ayudar a determinar dónde se necesita cambiar la política, y si un cambio en ésta tiene el efecto deseado. Muchos estados y comunidades, por ejemplo, han reformado los impuestos y leyes sobre la propiedad para ayudar a los adultos mayores (tercera edad) y a las personas con ingresos bajos a quedarse en las casas que durante muchos años han sido de su propiedad. Estas reformas surgieron porque había indicaciones (de nivel comunitario) que demostraban que se estaba forzando a estos grupos a abandonar sus casa por los impuestos tan altos que tenían que pagar. Con la comprobación de los registros de las ventas de casas en la  comunidad dos años antes y dos años después de la reforma, se podría ver si menos personas mayores y gente con pocos ingresos están vendiendo sus casas o si por lo menos los barrios que estaban más afectados están pasando a ser más estables.

¿Cómo se eligen los indicadores de nivel comunitario?

Tomando en consideración la información anterior, ¿cómo decidir con exactitud los indicadores de nivel comunitario a utilizar y qué hacer con ellos? Un breve resumen de los pasos a seguir podría ser este:

  • Decidir la finalidad del uso de los indicadores de nivel comunitario. En otras palabras, ¿qué es exactamente lo que se quiere averiguar?Pongamos que se está envuelto en una iniciativa sobre la limpieza del aire. En este caso, el objetivo podría ser la determinación de la calidad del aire en la comunidad y si la campaña tiene éxito en facilitar una mejora.
  • Determinar qué clase de información se necesitaría para conseguir los objetivos. Si se quisiera determinar la naturaleza del problema tal y como es en el presente, se tendrían que observar cuestiones como la cantidad de enfermedades respiratorias en la comunidad, la calidad del aire en la actualidad, la polución producida por las industrias locales, etc. Los mismos asuntos podrían ser examinados más tarde para averiguar si el proceso ha tenido éxito y si se podría hacer algo más.
  • Elegir los indicadores de nivel comunitario que reflejen la información que se quiere y que se puedan medir, de manera que sea posible comparar y obtener de ellos información con la que trabajar.Algunos de los indicadores que se pueden elegir en este caso, son el número de visitas a urgencias de los hospitales locales a causa de problemas respiratorios como el asma; el número de días en los que el Índice de la Calidad del Aire (un nivel federal de la polución del aire que se mide cada día en todas las localidades de los Estados Unidos) indica que la comunidad está por debajo de “bien” o “tolerante”; el número de industrias locales que no cumplen con el nivel federal de aire limpio; y el promedio de visibilidad. Todo esto se puede comparar con medidas similares en otras ciudades con climas e industrias parecidos.
  • Medir los indicadores y analizar los resultados .Es probable que, mientras que los problemas respiratorios son casi una epidemia y la contaminación atmosférica es demasiado seria, la mayoría de las industrias locales ni se acercan, ni mejoran los niveles federales, lo que puede llevar a que los esfuerzos deban enfocarse en áreas tales como la utilización de los automóviles, y ejercer presión en el gobierno federal para regular la emisión polución de las industrias en los vecindarios y estados más cercanos.
  • Continuar con los indicadores que se han elegido y añadir otros relacionados para que se puedan evaluar los esfuerzos y hacer cambios donde se necesiten. Si, por ejemplo, se está intentando reducir el uso de los vehículos, se pueden utilizar indicadores como las millas que recorren los carros, el número de viajes que se hacen en carro con un sólo ocupante, el total de las millas que se recorren para ir a trabajar todos los días, el número de personas que utilizan el transporte público, etc. Si ninguna de estas cifras varía, es evidente que hay que cambiar de estrategia.

Ejemplos de los indicadores de nivel comunitario en áreas diferentes

Ya hemos presentado algunos ejemplos de los indicadores de nivel comunitario en varios campos, además de los incluidos en la sección anterior. Más que simplemente enumerar ejemplos específicos, vamos a intentar examinar algunos en concreto (salud, asistencia social y educación, desarrollo de la comunidad, seguridad ciudadana, el ambiente) y resaltar algunos de los indicadores más generales que se pueden utilizar para empezar.Es posible utilizar o adaptar algunos de estos indicadores para el trabajo personal. Si hay indicadores de nivel comunitario que no están aquí reflejados y se quieren compartir, por favor, envie un correo electrónico a toolbox@ku.edu.

Muchos de estos indicadores son más útiles cuando se comparan con cifras del pasado o de comunidades similares, cuando se hace un seguimiento continuado o cuando se analizan como porcentaje o proporción de la población.Estas cifras suelen estar marcadas como “por cien mil (o mil) personas”.Así, si hay 20 casos de cáncer de pulmón en una comunidad de 10.000, el número podría estar estipulado en un “un índice de 200 casos por 100.000”.En ese caso, las cifras se pueden comparar razonablemente con comunidades de cualquier tamaño.

Ninguna de la siguiente enumeración de indicadores está en absoluto completo, de hecho, son sólo el principio.Hay miles de posibles indicadores y los que se citan a continuación son simplemente para ayudar a pensar en las posibles medidas a tomar que se podrían usar como indicadores de nivel comunitario en una situación en particular.

Salud

La salud abarca una gran cantidad de áreas: la fomentación del bienestar y el mantenimiento de la salud, la prevención de enfermedades y accidentes, la detección y el manejo de asuntos médicos únicos de la comunidad y proporcionar servicios de salud a todo aquel que lo necesite. Intentaremos referirnos a cada una de ellas de forma separada, pero teniendo en cuenta que, en realidad, en muchos casos coinciden en algunas partes.

Promoción del bienestar y mantenimiento de la salud.

Estudios demuestran que comer sano, hacer ejercicio de forma regular y reducir el estrés, contribuyen a una vida más larga y de mejor calidad. Además, la mayoría de las personas se benefician de un mantenimiento y control de la salud regular (con visitas a profesionales, cuidándose de exponerse a condiciones o sustancias peligrosas, etc.). Algunos indicadores de nivel comunitario sobre la atención que las personas de la comunidad prestan a esos factores son:

  • Las ventas de los equipos y ropas deportivas y de fitness.
  • El número de gimnasios, piscinas y clubes de salud y quiénes los utilizan.
  • El espacio que le dedican los supermercados más conocidos a los productos saludables y orgánicos.
  • El espacio que le dedican las tiendas al tabaco.
  • El número de las tiendas de licores en la comunidad.
  • El número y la frecuencia con que se compra en tiendas de comida sana (como los centros Whole Foods Markets, etc.).
  • Las ventas de agua embotellada comparadas con las de gaseosa.
  • La longitud de los carriles para bicicletas y los caminos para andar y correr, comparados con la de las carreteras en la comunidad.
  • El número de las menciones o artículos de los medios de comunicación sobre cómo mantener un estilo de vida saludable.
  • El promedio de visitas al médico por parte de mujeres embarazadas (según los informes de las clínicas y consultas médicas).
  • El porcentaje de adultos que siguen regularmente actividades para mantener la salud, como revisiones anuales generales, visitas regulares al dentista, examen de la visión, etc. (según los informes de las clínicas y consultas médicas).
  • El porcentaje de niños que participan regularmente en actividades para mantener la salud (según los informes de las clínicas y consultas médicas).

Prevención de enfermedades y lesiones.

Al contrario de las actividades para mantener la salud y el bienestar, las lesiones y enfermedades implican tomar medidas concretas para evitar o minimizar los efectos de dolencias y condiciones específicas. En la comunidad hay muchos indicadores de nivel comunitario que señalan hasta qué punto se practican estos comportamientos.

  • Las ventas de condones, en especial entre los jóvenes. Puede tener relación con las cifras de las enfermedades de transmisión sexual, inclusive el SIDA, y es posible que también se relacionen con los índices de embarazos de adolescentes.
  • La creación y uso de programas de intercambio de agujas, para prevenir el SIDA entre los consumidores de drogas intravenosas.
  • La cantidad de mediadores de la salud calificados.
  • El porcentaje de colegios que enseñan educación sexual (y el promedio de edad de los estudiantes en estas clases).
  • El número de indigentes que se han valorado (médicamente) en busca de tuberculosis u otras enfermedades infecciosas.
  • El porcentaje de la población de mayores de 65 años vacunados contra la gripe.
  • El porcentaje de los niños matriculados en el colegio que pueden probar que se les han administrado  todas las vacunas recomendadas.
  • Los fondos destinados a programas para el exterminio de plagas en la comunidad.
  • La existencia y la aplicación de leyes para la erradicación de la pintura de plomo.
  • El número de personas que tiene chequeos médicos de seguimiento contra el cáncer (mamografías, citologías,  análisis de próstata, colonoscopias, etc.).
  • Las ventas de protectores solares, cascos para bicicletas, gafas de buceo, tapones para los oídos, y otras sustancias o equipos de prevención.
  • El porcentaje de los multados por no usar el cinturón de seguridad o asientos especiales para niños en el carro.

Muchos de estos indicadores son más útiles cuando se comparan con cifras del pasado o de comunidades similares, cuando se hace un seguimiento continuado o cuando se analizan como porcentaje o proporción de la población.Estas cifras suelen estar marcadas como “por cien mil (o mil) personas”.Así, si hay 20 casos de cáncer de pulmón en una comunidad de 10.000, el número podría estar estipulado en un “un índice de 200 casos por 100.000”.En ese caso, las cifras se pueden comparar razonablemente con comunidades de cualquier tamaño.

Ninguna de la siguiente enumeración de indicadores está en absoluto completo, de hecho, son sólo el principio.Hay miles de posibles indicadores y los que se citan a continuación son simplemente para ayudar a pensar en las posibles medidas a tomar que se podrían usar como indicadores de nivel comunitario en una situación en particular.

  • La existencia y aplicación de leyes locales, como las regulaciones OSHA para la seguridad laboral. La OSHA, (Occupational Safety and Health Administration, en español Oficina de Seguridad y Salud Laboral), es la agencia gubernamental de los Estados Unidos que se encarga la seguridad laboral.

Detectar y tratar problemas de salud únicos de la comunidad.

Cualquier comunidad puede tener necesidades propias de salud surgidas por el predominio de una enfermedad o afección en particular. Las causas pueden variar desde las medioambientales (contaminación del agua potable, mala calidad del aire, productos químicos en la tierra, etc.), a las genéticas (un grupo étnico que forme gran parte de la población y sea susceptible a ciertas enfermedades), a las culturales (una parte de la población con riesgo de ataques al corazón a causa de una dieta tradicional alta en grasa saturada). El examen de algunos de los indicadores de nivel comunitario puede ser de ayuda para encontrar y resolver este tipo de afecciones.

  • Los resultados de los reconocimientos gratuitos en la comunidad y de los regulares por parte de los médicos y clínicas en lo que se refiere a la tensión arterial y colesterol, SIDA, tuberculosis, varios cánceres, afecciones neurológicas, diabetes, y otras enfermedades crónicas.
  • El número de abortos naturales, niños que mueren en el parto y malformaciones de nacimiento, tanto en toda la comunidad, como en sectores específicos.
  • El número de hospitalizaciones y muertes a causa de enfermedades o afecciones particulares (ciertos cánceres, diabetes, SIDA y sus enfermedades derivadas, etc.).
  • La localización de varias enfermedades y afecciones (si se pueden identificar en áreas concretas y cuáles son las circunstancias en esos lugares).
  • La cantidad de comidas que se sirven en los restaurantes de comida rápida.
  • La incidencia de obesidad en niños (según los informes de las clínicas y consultas médicas).
  • La frecuencia de las urgencias por ataques de asma, sobre todo de niños.
  • Los índices de mortalidad infantil, nacimientos de bebés con poco peso, bebés con síndrome de alcoholemia fetal, etc.
  • El resultado de los análisis de niveles de plomo en niños.
  • El promedio de caries por revisión dental en niños.
  • El número de visitas por parte de los niños a instituciones de salud mental.

Proporcionar servicios de salud a todo aquel que lo necesite.

Una comunidad puede tener unos servicios de salud excelentes, pero si una gran cantidad de personas no pueden acceder a ellos (porque son costosos, de difícil acceso, o alguna otra razón), no sirven de mucho.  Los indicadores basados en la comunidad pueden mostrar si hay un gran sector de la comunidad sin acceso a un buen servicio médico.

  • El porcentaje de las familias sin seguro médico en la comunidad.
  • La cifra anual de los servicios gratuitos ofrecidos por los hospitales y consultas médicas.
  • El número de clínicas gratuitas o con una escala de tarifas flexible y su índice de uso.
  • La cantidad de familias que utilizan las salas de urgencias como si fuera su médico de cabecera (según los informes de admisión de los servicios de urgencias).
  • El número de ancianos que reciben asistencia a domicilio.
  • El número de camas en el hospital, los médicos, auxiliares, enfermeras, programas de tratamientos, etc.,  por persona en la comunidad. (¿Cómo están las cifras en comparación con las de otras comunidades? ¿Son las adecuadas para las necesidades de la comunidad?).
  • Los servicios médicos disponibles para las personas sin hogar.
  • El promedio de tiempo de espera para recibir servicios médicos fuera de las urgencias (revisiones habituales, revisiones generales, afecciones crónicas, etc.).
  • El número de personas que hacen uso de los servicios de planificación familiar.
  • Los accesos para minusválidos en los centros (hospitales, clínicas, consultas y edificios médicos, dentistas, optometristas, etc.
  • La disponibilidad de ambulancias y servicios médicos de urgencias, en especial en las áreas rurales.
  • La disponibilidad de intérpretes de varios idiomas en los centros de médicos.

Asistencia social y educación

La asistencia social abarca una gran variedad de actividades, desde el tratamiento contra la drogadicción y la prevención de la violencia hasta la provisión de subvenciones para el petróleo de las calefacciones  y la construcción de viviendas asequibles.Además de las actividades mencionadas, también incluyen servicios de asistencia para aquellos que no tienen hogar y servicios de ayuda para emergencias; formación ocupacional (entrenamientos) y reforzamientos; desarrollo de la juventud; mediación basada en la comunidad; psicopedagogía y otros servicios de salud mental; guarderías subvencionadas (que también entran dentro del apartado de educación); prevención de la violencia; servicios para personas mayores, deficientes mentales y minusválidos (viviendas, cuidados a domicilio, transporte, etc.); apoyo a los inmigrantes recién llegados y a los grupos de idiomas minoritarios;  y salvaguardan los derechos civiles y legales de los ciudadanos, en especial los derechos de aquellos que no pueden pagarse un abogado. Y esto es sólo una parte de las posibilidades.

En educación no solo se engloba el sector público desde preescolar hasta los 12 años (con educación especial para aquellos con problemas de aprendizaje o minusvalías psíquicas, físicas o psicológicas) y sistemas subvencionados por el estado y estudios superiores financiados, también alfabetización y educación para adultos (que incluyen clases de idioma para los inmigrantes), actividades para antes y después del colegio, escuelas alternativas, y, hasta cierto punto pero cada vez más, educación a distancia (internet, TV, enseñanzas a través de DVDs).

Los indicadores de nivel comunitario en todas las posibles categorías específicas son demasiados como para señalarlos de forma individual. En su lugar, intentaremos centrarnos en categorías más generales y aportar ideas sobre lo que se puede buscar.

Un indicador que abarca prácticamente todas las categorías es la atención que le presta la prensa a temas concretos. Una manera de juzgar si los recursos empleados están teniendo algún impacto, o si una cuestión es importante para la comunidad, es por el énfasis que le hace la prensa local al asunto. Si las historias sobre un tema en particular continúan escuchándose durante un tiempo, hay muchas posibilidades de que sea algo que interesa a la gente, o que la prensa está lo suficientemente preocupada como para seguir insistiendo.

Asistencia social dirigida a los niños y a los jóvenes.

Tanto si se utilizan indicadores para averiguar lo que se necesita hacer, como si se evalúa lo que ya se ha hecho, hay áreas que, con toda probabilidad, destacan como importantes: la condición económica de los niños, sus resultados escolares, el empleo, las clases sociales de las familias, el uso de los servicios, etc. Algunos tipos de indicadores a considerar:

  • La economía de las familias con hijos: los que están por debajo de la pobreza; entre el 150% de pobreza; el 200% de pobreza; el número de ellos que cumple los requisitos necesarios para optar por las comidas gratis en los colegios, subvenciones destinadas al cuidado infantil, y otros programas que dependen de la economía.

Las pautas federales para detectar la pobreza en USA se actualizan anualmente. Su misión es definir la pobreza, pero en realidad, no representan el nivel al cual una familia es capaz de vivir contando solo con sus ingresos.Aunque marcan pautas diferentes para Alaska y Hawai, que debido a su aislamiento son lugares más caros, el gobierno no proporciona, por ejemplo, asistencia a los que viven en áreas urbanas caras o para la necesidad del transporte en las zonas rurales. Las pautas suelen ser bajas y una gran cantidad de familias que tienen problemas para pagar tanto la comida como una vivienda están muy por encima de ellos. Como consecuencia, cumplir los requisitos para muchos de los servicios federales y estatales está estipulado en el 150% o el 200% de la pobreza.

  • La condición social de las familias: los porcentajes de niños que viven con sus padres, solo uno de ellos, otro miembro de la familia, bajo custodia del estado (en adopción o en institutos).
  • El número de jóvenes por debajo de los 18 años con causas en el sistema judicial juvenil: requerimientos, arrestos, implicación en crímenes violentos, demandas por delincuencia, citaciones judiciales por comportamiento incontrolado.

El último punto se llama de distinta manera en diferentes estados, pero en definitiva alude a los padres o tutores de jóvenes (normalmente en la adolescencia) que acuden al sistema judicial porque sus hijos están fuera de control y lo que están haciendo puede causar daños a ellos mismos o a terceros.

  • El número de menores de 18 años en residencias o en programas de internamiento.
  • La frecuencia de los abusos y abandonos a menores (agresiones sexuales o físicas, abandono, negligencia por parte de los padres etc.), según los informes de los servicios de urgencias, expedientes policiales, los departamentos de asistencia social del estado y las instituciones de servicios sociales relevantes.
  • Las afiliaciones en Padres Anónimos o algún otro grupo de ayuda similar para padres o posibles padres agresores, y el número de programas para Educación de los Padres disponibles e las inscripciones en estos.
  • El número de familias con niños que ha tenido un seguimiento por parte de varias instituciones (servicios de urgencias, comedores de caridad, clínicas médicas gratuitas, servicios para la salud mental, rehabilitación, asistencia en combustible, cuidado infantil, familias de riesgo, embarazos y paternidad entre adolescentes, etc.
  • Los niños por debajo de los 12 años que no vayan por la calle acompañados de un adulto después de las 10:00 p.m. los fines de semana o en manifestaciones similares de la falta de la supervisión de un adulto (según lo notificado por lo que se ha observado en varios vecindarios).
  • La tasa de empleo entre los jóvenes de 16 a 18 años.
  • El número de jóvenes de 16 años y por debajo en busca de servicios de planificación familiar.
  • El número de jóvenes por debajo de 21 años que están obligados a asistir a programas de tratamiento contra la drogadicción y el alcoholismo.
  • La disponibilidad de centros de acogida y servicios para los jóvenes sin hogar y el número de servicios prestados.

Servicios de urgencias y otros similares.

Los servicios de urgencias son los servicios más esenciales para mantener la salud y/o la vida de las personas sin recursos que de otra manera no lo podrían hacer por ellos mismos. Los motivos de sus incapacidades pueden ser a causa de una catástrofe (un terremoto o inundación, un incendio en la vivienda, un accidente o una enfermedad grave, un crimen violento, problemas bancarios) o por una larga temporada en la pobreza o con alguna discapacidad. Independientemente del motivo, los afectados pueden no ser capaces de alimentarse, comprarse ropa, mantener una vivienda o alguna otra necesidad, como muebles básicos o calefacción. Los indicadores de nivel comunitario pueden medir tanto la necesidad de estos servicios como su efectividad.

  • La cantidad de indigentes en la comunidad (las admisiones de los refugios, el número de vagabundos que duermen en la calle durante el invierno, comidas de sopa de pollo servidas, número de personas sin hogar que pasan el día en bibliotecas y otros espacios cerrados, número de familias en la calle).
  • El número de personas con una prestación social o pensión por minusvalía.
  • El número de los que acuden a comedores de caridad y otros centros de distribución gratuita de comida, el excedente de las personas que cumplen los requisitos para la adquisición de comida gratuita, el número de personas que recibe cupones de alimento, el número de personas que se alimenta a través del Ejército de Salvación.
  • El número de familias con ayudas para el combustible.
  • La longitud de la lista de espera para varios tipos de subvenciones para la vivienda, disponibilidad de viviendas asequibles en la comunidad, el promedio del porcentaje de sueldo que se gastan las personas que cuentan con asistencia pública para el pago de un lugar donde vivir.
  • El número de personas que viven en situación de asistencia subvencionada y el número de los que esperan para ser colocados.
  • La admisión en centros de acogida y otros servicios (orientación, ubicación en una nueva zona, formación profesional) para las víctimas de la violencia doméstica.
  • El número de personas que han sido atendidas en los servicios de urgencias de salud mental.

Servicios sociales de “segundo nivel”.

Estos servicios se enfocan en la calidad de vida, más que en la supervivencia física o la salud, en consecuencia, y a menudo se dirigen hacia las verdaderas causas de los problemas, mientras que los servicios de urgencias, de necesidad, puede que solo apunten hacia los síntomas.

  • El número de asistentes a programas de preparación para el empleo, formación ocupacional o formación continua.
  • El porcentaje de desempleo en la comunidad.
  • El número de adultos registrados o esperando una plaza para: alfabetización, educación básica o programas para la enseñanza de idiomas mayoritarios, así como el porcentaje de adultos en la comunidad que no cuenta con un diploma de un instituto.
  • El número de plazas de guardería disponibles para familias con pocos ingresos.
  • La disponibilidad de transporte público u otro medio de transporte para aquellos que no disponen de un carro, en especial en áreas rurales y para personas mayores de edad y minusválidos.
  • La disponibilidad y listas de espera de los centros o servicios para la vida independiente o asistida, o de algún otro tipo dedicada a las personas mayores y los discapacitados.
  • La disponibilidad y utilización de la mediación comunitaria. Este enunciado abarca la mediación en  divorcios y familias, disputas entre inquilinos y propietarios, pequeñas quejas, conflictos entre los vecinos u organizaciones, etc. La mediación comunitaria está tanto para ofrecer mejores fórmulas para la resolución de conflictos como para aliviar la carga de un sistema legal sobrecargado.
  • El número de quejas sobre discriminación denunciadas e investigadas. Están incluidas las discriminaciones en el trabajo, en el hogar o en la concesión de préstamos bancarios.
  • La disponibilidad de servicios para la salud mental asequibles (normalmente con una escala de tarifas ajustable).
  • La disponibilidad y utilización de servicios de transición para aquellos que acaban de salir de la cárcel.Estos son servicios que ayudan a los que acaban de salir de prisión a encontrar casa, empleo y asistencia en general y tienden a reducir las posibilidades de que un ex convicto vuelva a la cárcel.
  • La disponibilidad y uso de los servicios para la asistencia de los adultos con retraso mental.
  • La accesibilidad para los minusválidos en varios servicios y organismos.

Un componente importante de los servicios humanos en la mayoría de las comunidades es detectar el abuso de drogas. Es difícil poner indicadores para el tratamiento de una categoría específica dentro del abuso de drogas, se incluyen en la salud, protección, servicios para los menores…, casi en cualquier lugar en el que se quieran colocar. En cualquier caso, el número de programas de tratamiento para la drogadicción y el alcoholismo disponibles, el número de personas inscritas o esperando para inscribirse en ellos, son indicadores de nivel comunitario importantes, al igual que otros nombrados con anterioridad, como las estadísticas de conductores ebrios.

Educación.

Desde preescolar hasta la universidad, así como cualquier otra forma de educación menos convencional. Suele haber un énfasis en la educación con financiación pública o con disponibilidad universal, por lo que los colegios y universidades privadas no forman parte de la mezcla, a no ser que ofrezcan en cierta medida becas o equivalentes. Muchos colegios privados, por ejemplo en los pueblos más pequeños, ofrecen clases gratuitas a los jóvenes residentes que entran dentro de las condiciones de admisión.

  • El número de plazas para actividades preescolares asequibles (como el programa Head Start, plazas de preescolar subvencionadas para familias con ingresos bajos, programas de educación temprana en el colegio del barrio).
  • Estatus del colegio: el índice de deserción, el número de niños en los grados 3-12 con más de un nivel por debajo del correspondiente en lectura o matemáticas.
  • El número de suspensiones en el colegio a nivel elemental, medio y alto.
  • La existencia e inscripciones en programas bilingües o de cualquier otro tipo que ayuden a los niños inmigrantes.
  • El tamaño de las clases, edad y condiciones de los colegios públicos, la escala salarial de los profesores, la cantidad gastada por cada alumno, y otros indicadores del compromiso de la comunidad con la educación.
  • Escuelas y universidades privadas que ofrecen becas o clases gratuitas dirigidas a los jóvenes locales.
  • El porcentaje de los niños que acuden a colegios privados o parroquiales.
  • La disponibilidad y el número de estudiantes que asisten a institutos alternativos, colegios públicos experimentales y reciben la educación en casa.
  • Los servicios que se ofrecen a las familias que educan a sus hijos en casa.
  • El número de graduados locales que acuden a la universidad.
  • La disponibilidad de educación asequible en estudios superiores (universidad comunitaria, sistema universitario estatal, etc.).
  • Las becas de la comunidad para estudios superiores disponibles para los residentes.
  • El número de beneficiarios de la Pell Grant.La Pell Grant es una beca federal para los universitarios, distribuida según las necesidades financieras y el cálculo conforme al costo de la educación del estudiante y el número de cursos que lleva.
  • Los cursos gratuitos o de costo reducido destinados a las personas mayores y /o a la comunidad en general que ofrece el centro de enseñanza de estudios superiores u otras instituciones.
  • La accesibilidad para los minusválidos en los centros de educación.

Desarrollo de la comunidad

Se suele pensar que el desarrollo de la comunidad solo incluye el aspecto económico. Sin embargo, como en otras de nuestras categorías, en el desarrollo de la comunidadse entran otras áreas que abarcan la económica, la social/demográfica y la cultural. (Se podrían incluir también la seguridad pública y el entorno, pero hemos decidido tratarlas por separado). Dependiendo del propósito, es posible que se quiera examinar una en concreto o una combinación de ellas.

Económica.

Se puede examinar el desarrollo económico de la comunidad en general (la apertura de nuevos negocios, la subida de la tasa de empleo y la base de los impuestos, etc.), o los grupos específicos que están dentro.Si se está haciendo un asesoramiento o se intenta influenciar la política es posible que las áreas que se busquen sean, geográfica, demográfica o similar, de primera necesidad o de gran potencial. Los indicadores de nivel comunitario que pueden ayudar en estos casos son:

  • El número de los negocios en el centro, así como los escaparates y oficinas vacías.
  • Los ganancias locales por impuestos y honorarios.
  • El índice de ocupación de negocios y edificios industriales, y el costo del alquiler por metro cuadrado de estos espacios.
  • El total de las ventas comerciales de bienes inmuebles y el promedio del precio de venta varios tipos de bienes en específico (oficinas, espacios industriales, almacenes, tiendas de ventas al por menor, etc.).
  • La cantidad de edificios comerciales nuevos que se están construyendo.
  • La cantidad de negocios nuevos que se abren anualmente y el número de los fracasos o bancarrotas de cada año.
  • El porcentaje de los negocios e industrias adquiridos localmente.
  • El promedio salarial y de viajes al trabajo de los residentes.
  • La tasa de morosidad en los negocios locales y los préstamos hipotecarios.
  • El precio promedio de las casas unifamiliares.
  • El porcentaje de residentes que tienen casa propia.
  • El índice de desempleo.
  • El número de personas que se incorporan al mundo laboral.
  • El número de personas que abandona la asistencia pública.
  • El porcentaje de personas en la pobreza (los que están por debajo de la línea de la pobreza o sin hogar, o los que reciben asistencia pública).
  • El porcentaje de niños que cuentan con comedor gratuito en el colegio.
  • El promedio y la media de los ingresos y del nivel de educación.

La media es el punto en el que la mitad de todos los números que se han examinado está por encima y la otra mitad por debajo. Si la media en el nivel de educación está en el final del grado 12, significa que la mitad de las personas que se han sometido a estudio está por debajo de ese nivel de educación y la otra mitad por encima.

Social/demográfica.

Los indicadores del desarrollo social de la comunidad están vinculados con cómo se relaciona la gente en la comunidad y quiénes se involucran a través de grupos para participar en la comunidad y mantenerla unida. Los indicadores demográficos describen a los residentes de la comunidad (su etnia, género, edad y diversidad racial, su distribución geográfica, etc.). Los indicadores sociales son importantes para entender de qué manera están relacionados los unos con los otros, así como si hay discriminaciones o desconfianzas entre ellos.Los indicadores demográficos ayudan a entender la variación de la población, cambios en la naturaleza de la comunidad y qué servicios pueden ser necesarios para grupos particulares.

  • El número de clubes de servicio, organizaciones fraternales, iglesias y otros puntos de reunión.
  • La participación política (el porcentaje de los ciudadanos que votan, el número de personas que participan en algún evento político o campaña).
  • El número de familias con un solo padre o madre, y los niños que viven con tutores que no sean sus padres.
  • La diversidad de la población (número y tamaño de diferentes grupos étnicos y raciales, número de sociedades y organizaciones étnicas, número de niños por debajo de los 18 años y la tendencia de la población), y cómo han evolucionado estos números en el último año, los últimos cinco años y los últimos diez años.
  • El lugar de residencia de varios grupos, si están dispersados de forma equitativa en la comunidad, y si grupos diferentes se mezclan socialmente y de alguna otra manera.

En algunos casos, la mezcla, o falta de ella, de algunos grupos es evidente. En muchas ciudades, por ejemplo, es muy difícil encontrar a gente blanca en barrios de personas negras, a no ser que trabajen allí, y hay muchos barrios de gente caucásica donde ocurre lo mismo con personas afroamericanas.Sin embargo, en otras ciudades muchos barrios están mezclados radicalmente, lugares de trabajo parecen estar enteramente integrados y los grupos en las calles reflejan la diversidad de la comunidad.La pregunta correcta es si esta mezcla continúa fuera del horario laboral también, o las personas de raza u origen diferente se limitan a ser agradables los unos con los otros, pero casi nunca participan de las mismas ideas u organizaciones. Si se está inscrito en una campaña contra el racismo, si la gente de origen diferente tiene relación de verdad en la comunidad es un indicador importante.

  • El respaldo (con aportaciones) a las organizaciones basadas en la comunidad.
  • Las horas de trabajo voluntario en la comunidad por año.
  • El número de los activistas y de los grupos de apoyo de ciudadanos y organizaciones en la comunidad (asociaciones de vecinos, grupos organizados para una tarea específica, grupos de perros guardianes o de vigilancia, defensores del cambio de política, etc.).

Cultural.

“Cultural” se utiliza en este caso para referirse a ambos significados, “cultura” en el sentido de arte, entretenimiento y conocimiento (que de hecho son el paso de los valores de la cultura mayoritaria), y “cultura” con el sentido de las costumbres y el punto de vista del mundo sobre varios grupos étnicos, raciales y religiosos en la comunidad. La disponibilidad de la cultura en ambos sentidos añade una gran calidad de vida para los ciudadanos.

  • El número de centros de actuación en la comunidad (teatros, salas de conciertos, clubes, etc.).
  • El promedio de las actuaciones a precios muy bajos o gratuitas (música, danza, teatro, películas, lecturas) disponibles cualquier semana al azar. Puede que estén organizadas por la comunidad, organizaciones, colegios o universidades, o negocios.
  • El número de las producciones teatrales de la comunidad, conciertos corales, y otras actuaciones similares realizadas por los residentes de la comunidad.
  • El número de programas escolares que introducen al arte u otros tópicos (por ejemplo astronomía o el estudio de la vida salvaje), a los niños con poco contacto con ellos.
  • La disponibilidad (en colegios y similares) de oportunidades asequibles para que los niños aprendan diferentes tipos de arte.
  • El número de clases de arte y otras materias gratuitas o asequibles para adultos.

El Centro de Estudios para Adultos de Cambridge, en Massachussets, ofrece una gran variedad de cursos, desde cocina hasta lenguaje avanzado para el comienzo de un negocio, por un precio que suele ser de menos de $10 a la semana. Muchos colegios de barrio ofrecen educación para adultos con precios asequibles en varios campos.

  • El número y tipo de los museos en la comunidad (y el número de los visitantes que los visitan).
  • La disponibilidad de bibliotecas públicas (horas, número de secciones, accesibilidad, etc.), y su uso.
  • El número de actividades de recreo para después del colegio y las vacaciones para niños y jóvenes.
  • El número de festivales étnicos y religiosos y otros eventos multiculturales.
  • La diversidad de la programación en la radio y televisión locales, el número de programas o emisoras que transmiten en idiomas concretos, música u otras programaciones de interés para grupos específicos de la comunidad.
  • Hasta qué punto la comunidad refleja la diversidad cultural a través de la apariencia, los negocios e instalaciones.

Seguridad pública

Desde el 2001, la seguridad pública, por lo menos en muchas ciudades, ha adquirido un significado más allá de la protección policial o edificios a prueba de terremotos. También significa seguridad contra el terrorismo, lo que conlleva a la aparición de asuntos de privacidad y derechos sociales cuando la “protección”se vuelve demasiado intensa. Como en la salud, el camino más efectivo para asegurar la seguridad pública es tomar medidas preventivas mucho antes de que aparezca la amenaza. Una buena estrategia es ofrecer alternativas productivas, por ejemplo, a las bandas y las drogas, y desarrollar buenas relaciones con la juventud antes de que la violencia juvenil se convierta en un problema.

En los ejemplos de los indicadores de nivel comunitario que citamos a continuación, ofrecemos medidas de prevención, de balance entre seguridad y libertades civiles, y actividades de seguridad tradicionales.

  • La existencia de planes de emergencia, edificios a prueba de terremotos, huracanes o tornados (en los lugares donde sea necesario), medidas de control de inundaciones y otras precauciones contra los desastres naturales.
  • El número de estaciones de bomberos y de bomberos (en caso de delegaciones de voluntarios) disponibles para asistir en casos de incendios y otras emergencias, así como el promedio del tiempo de respuesta en varios vecindarios.
  • La existencia de programas de vigilancia en los vecindarios, buena iluminación en las calles y los edificios, los comercios abiertos hasta altas horas de la noche, patrullas de policía a pie, y otros elementos disuasorios contra el crimen.
  • El número de personas en la calle por la noche.
  • La relación entre la policía y las minorías o clases bajas de la comunidad, según sus miembros, y en especial de los jóvenes.
  • Hasta qué punto la composición étnica y racial de la policía refleja a la comunidad como un conjunto, en particular en los barrios con características étnicas o raciales específicas.
  • La misma presencia policial y aplicación de las leyes en todos los vecindarios.
  • La existencia de una junta de relaciones policía/comunidad o bien entes similares.
  • El número de denuncias por brutalidad policial, perfiles discriminatorios por etnia o raza o uso excesivo de la fuerza, y el número de ellas que son investigadas.
  • La cantidad de preparación que recibe la policía en relaciones humanas y comunitarias, para hacerle frente a disputas domésticas, conciencia cultural, etc.
  • La cantidad de entrenamiento que recibe la policía y otros oficiales de seguridad pública en la prevención del terrorismo y en el balance entre libertades civiles y seguridad.
  • El número de homicidios anuales en la comunidad.
  • El número de los crímenes violentos (violaciones, robos a mano armada, crímenes, violencia doméstica, etc.) al año en la comunidad.
  • El número de homicidios y crímenes violentos en los que la víctima o el asaltante está por debajo de los 18 años.
  • El número de arrestos de jóvenes menores de18 años.
  • El índice criminal por vecindario.

Es posible que una comunidad con un índice de criminalidad tenga focos de criminalidad dentro de ella. Si ese el el caso, es importante analizar las razones y tomar medidas para cambiar la situación. Todos los ciudadanos se merecen sentirse a salvo en sus casas y en las calles.

  • La disponibilidad de las herramientas adecuadas para los policías y bomberos (armas de fuego, mangueras, camiones con escaleras, etc.) y de equipo de seguridad (chalecos antibala, máscaras de oxígeno, trajes incandescentes).
  • El número de policías.

Políticamente hablando, este es un tema espinoso en algunos contextos. En muchas comunidades, los departamentos de policía tienen la impresión de que son muy pocos, mientras que los residentes opinan que hay demasiados. El lado de la disputa que favorezca usted depende de su organización o del problema que enfrente. Si lo se pretende es un alto al crimen o bien su prevención, se suele pensar que hay muy pocos policías; si lo que se defienden son las libertades civiles o los derechos para las minorías, se toma una posición contraria. No hay una respuesta sencilla a cuál es la cantidad “adecuada” de policías que se necesitan.

El ambiente

El estado tanto del ambiente natural, como el del “construido” (en otras palabras, artificial) tiene mucho que ver con la calidad de vida en una comunidad. Espacios abiertos y naturales no solo proporcionan belleza, oportunidades para ejercitarse y un escape de las multitudes y el ruido, sino también son una gran fuente de oxígeno, de agua fresca y vida salvaje.Por otra parte, los edificios en ruinas y las calles llenas de basura pueden causar depresión y hacer que la vida parezca triste e imposible de cambiar. La polución del aire, el agua y la tierra, como bien se sabe hoy en día, amenaza a la vida salvaje, así como la salud de las personas, por eso, los indicadores ambientales pueden ser importantes para su organización o propósito y son esenciales para asegurar la calidad de vida de la comunidad.

  • La cantidad de espacios al aire libre en la comunidad (parques públicos, lugares de conservación y otras áreas protegidas, como refugios de vida silvestre, bosques estatales, tierras de labranza y áreas naturales, tanto protegidas como sin proteger).
  • Las amenazas a los espacios al aire libre (negociaciones de promotoras inmobiliarias o industriales para comprar zonas sin desarrollar, polución, uso inapropiado).
  • La cantidad de zonas protegidas en la comunidad.
  • La condición de los parques públicos.
  • La existencia de grupos de “amigos” de los parques o áreas naturales (grupos que se preocupan por mantener esas áreas tal y como son y defienden o ayudan a su mantenimiento).
  • La calidad del agua potable en la comunidad (agentes contaminantes medibles, amenazas o problemas con las fuentes de abastecimiento del agua, cantidad de suministro de agua y su sostenibilidad futura, etc.).
  • La calidad del aire en la comunidad.
  • El número de vehículos de baja emisión de gases o híbridos registrados en la comunidad y en sus alrededores.
  • El número de lugares que necesitan una limpieza por ser un antiguo vertedero de productos peligrosos o lugar de accidente ambiental.
  • Los esfuerzos para medir amenazas a los hogares por suelos tóxicos, radón, tuberías de plomo, etc.).
  • Los esfuerzos del gobierno local para reducir daños en el medioambiente (por ejemplo, uso obligatorio de vehículos de baja emisión de gases para asuntos gubernamentales o vehículos de baja emisión o eléctricos para el transporte público y la recolección de basura).
  • La disponibilidad y facilidad para reciclar papel, plástico, basura peligrosa y metal, tanto para los hogares como para los negocios e industrias.
  • El nivel de regulación y aplicación de los estándares de protección al medioambiente para los negocios e industrias (número de inspectores y número de inspecciones que realizan, la naturaleza de las penas por incumplimiento, [por ejemplo, ¿son lo suficientemente severos para impedir que una fábrica contamine?], la rigurosidad de los estándares).
  • El número de los edificios abandonados o descuidados (ventanas rotas sin arreglar o tapiadas, pintura muy estropeada, problemas estructurales obvios).
  • Los esfuerzos para preservar y restaurar edificios históricos, monumentos, lugares, etc.
  • El patrocinio o ayuda al arte público (por ejemplo esculturas en lugares públicos, murales pintados por los jóvenes en los vecindarios).

Los ejemplos de los indicadores de nivel comunitario nombrados aquí son solo el principio, hay, literalmente, miles de posibilidades que dependen del problema y de la comunidad.(Hay más disponibles en los “Ejemplos” de la sección 9 de este capítulo, y muchos más en la página de internet que se indica abajo y en páginas web y otros artículos también.Está en cada uno el ser creativo al pensar en los indicadores que pueden brindar la información que se necesita.

Para resumir

Los indicadores de nivel comunitario (medidas que muestran las condiciones de la comunidad o una gran parte de ella, a diferencia de las dirigidas a individuos por separado) pueden resultar útiles para la evaluación, valoración, rendición de cuentas y en cambio de políticas. Se pueden encontrar indicadores de nivel comunitario ya sea recogidos de la información existente, como censos, o recolectados localmente por observación u otros métodos, que ayudarán a entender los asuntos y tendencias de prácticamente todo lo que afecta a la comunidad. En esta sección, hemos elegido presentar unos cuantos ejemplos de varios campos--salud, servicios sociales y educación, desarrollo de la comunidad, seguridad pública y el ambiente, para demostrar resumidamente cómo se pueden utilizar algunos de ellos.

Contributor 
Phil Rabinowitz

Recursos impresos

Berkowitz, William.(1982). Community impact: creating grassroots change in hard times. Cambridge, MA: Schenkman Publishing Company, Inc.

Cox, Fred and eds. (1984). Tactics and techniques of community practice. Itasca, IL: F.E. Peacock Publishers, Inc.

Fawcett, S.B., Paine-Andrews, A., Francisco, V.T., Schultz, J.A., Richter, K.P., Lewis, R.K., Williams, E.L., Harris, K.J., Berkley, J.Y., Fisher, J.L., & Lopez, C.M. (1994). Work group evaluation handbook: evaluating and supporting community initiatives for health and development. Lawrence, KS: Work Group on Health Promotion and Community Development, University of Kansas.

Fetterman, David and eds. (1996). Empowerment evaluation: knowledge and tools for self-assessment and accountability. Thousand Oaks, CA: SAGE Publications, Inc.

Pietrzak, J., Ramler, M., Renner, T., Ford, L., and Gilbert, N. (1990). Practical program evaluation: examples from child abuse prevention. Newbury Park, CA: SAGE Publications, Inc.

Rutman, Leonard, ed. (1984). Evaluation research methods: a basic guide. Newbury Park, CA: SAGE Publications, Inc.

Recurso en línea

Evaluating coalition efforts, by Tom Wolff and Vincent Francisco, explores issues to consider before undertaking an evaluation, criteria for a successful evaluation, questions you may wish to consider through evaluation, and how you can answer those questions.

Health Indicators Warehouse (HIW) provides a single, user-friendly, source for national, state, and community health indicators, facilitates harmonization of indicators across initiatives, and links indicators with evidence-based interventions.

The U.S. Census Bureau provides a wealth of national, state, and local demographic data.

Selected Stories from the 2004 Community Indicators Conference presents a snapshot of community indicators’ development, use and impact across a range of topics, by weaving together summaries of roughly a dozen presentations made at the Community Indicators Conference held in Reno, Nevada on March 10-13, 2004.

Health Canada provides a look at studies on social capital from Health Canada, showing how community-level indicators have been used in various studies to both define and measure the concept.

Global Directory to Indicator Initiatives is a worldwide directory of who is doing what in the field of sustainability indicators.

Good Health Counts: Measurement and Evaluation for Health Equity describes how community health indicators can be used in community assessments to improve health and safety outcomes and reduce inequities.

The Urban Institute’s National Neighborhood Indicators Partnership is a collaboration of the Urban Institute and local partners in 37 cities to further the development and use of neighborhood-level information systems for community building and local decision-making. Some of the resources offered from NNIP include A Community Indicators Report which offers Selected Stories from the 2004 Community Indicators Conference; Community Indicators of Alcohol and Drug Abuse Risk reports contain information on several key indicators of alcohol and drug prevalence and consequences for California populations for 2004, 2007, and 2010; the State Indicator Report on Physical Activity which provides information on physical activity behavior and policy and environmental supports within each state; and San Diego County's Report Card on Child and Family Health and Well Being includes, starting on p.10, an exhaustive list of community-level indicators and explanations of how they’re used.

Community Health Status Indicators CHSI is a web-based tool providing local public health agencies access to county health status profiles for improving community health by identifying resources and setting priorities.

County Health Rankings ranks the health of nearly every county in the nation, and helps us see how where we live, learn, work, and play influences how healthy we are and how long we live. The Rankings & Roadmaps show us what is making residents sick, where we need to improve, and what steps communities are taking to solve their problems. The health of a community depends on many different factors – ranging from individual health behaviors, education and jobs, to quality of health care, to the environment, therefore we all have a stake in creating a healthier community. Using the County Health Rankings & Roadmaps, leaders and advocates from public health and health care, business, education, government, and the community can work together to create programs and policies to improve people's health, reduce health care costs, and increase productivity. The County Health Rankings are a key component of the Mobilizing Action Toward Community Health (MATCH) project. MATCH is a collaboration between the Robert Wood Johnson Foundation and the University of Wisconsin Population Health Institute.

DATA2010 is an interactive database system that contains monitoring data for the Healthy People 2010 objectives, including statistical tables from eighteen focus areas with state level data.

America’s Children in Brief: Key National Indicators of Well-Being, 2010 is a compendium of indicators illustrating both the promises and the difficulties confronting our nation’s young people.

Chronic Disease Indicators is a set of 97 cross-cutting, important, uniform, and available indicators developed by consensus and drawn from many data sources.

U.S. Department of Health and Human Services is the principal agency for protecting the health of U.S. citizens, comprised of 12 agencies that provide information on their specific domains, such as the Administration on Aging. Others cross health boundaries, such as the Centers for Disease Control, which maintains national health statistics. The "WONDER" system is an access point to a wide variety of CDC reports, guidelines, and public health data to assist in research, decision-making, priority setting, and resource allocation.

Sustainable Measures provides a searchable database of indicators by broad topics (health, housing) and keywords (AIDS, access to care, birth weight, etc.) for communities, organizations and government agencies at all levels.

U.S. National Institute of Mental Health provides statistics and educational information for the public as well as information for researchers.