Formulario de búsqueda

  • ¿Qué es el compromiso?

  • ¿Por qué movilizar y mantener el compromiso?

  • ¿Cuándo es buen momento para formar y mantener el compromiso?

  • ¿Cómo movilizar y mantener el compromiso?

¿Qué es el compromiso?

El compromiso es invisible, pero uno sabe cuando existe. Uno sabe quién está comprometido con un proyecto y quién no. Normalmente podemos identificar a quienes están comprometidos con nuestro grupo u organización, proyecto o iniciativa.

Las personas se comprometen con un grupo organización, o con una empresa, cuando realmente creen que es importante. Se aparecen, continúan y se apegan a ella. A menudo dan algo de sí hasta que se sienten incómodos o deben hacer algunos sacrificios. Se interesan por las metas del grupo y por las personas del grupo.

Las personas muestran su compromiso de diferentes maneras:

  • Llegan al lugar temprano para verificar que el proyector y la máquina de café están funcionando.
  • Llaman a los miembros del consejo la noche anterior a una reunión para asegurarse de que las personas entiendan lo que está en juego en la próxima instancia crítica de votación.
  • Asumen una postura públicamente cuando fuerzas de oposición comienzan a hacer ataques personales al líder de la organización.
  • Se quedan hasta más tarde para apilar las sillas y lavar los platos después de que ha terminado el evento.
  • Permanecen en el grupo cuando las cosas se ponen difíciles.

¿A quién comprometer con el grupo u organización?

Se desea la mayor cantidad de gente posible. La gente comprometida es un ingrediente esencial para obtener cualquier  meta de la comunidad. Cuantas más personas se tenga, más grande será el dinamismo que se podrá generar para hacer el trabajo.

Al movilizar personas para que se involucren en un esfuerzo comunitario, no se sabe al principio quién va a comprometerse y quién no.  A veces la gente puede sorprendernos. Puede haber una persona callada y tímida que simplemente se ofrezca de voluntario para llenar sobres y que luego se transforme en un dedicado miembro del grupo que inspire a los demás a trabajar. Es necesario recordar que todos tienen el potencial de comprometerse con las metas de la organización. Por lo tanto, cuando alguien aparezca en la puerta ¡hay que estar listo!

¿Por qué movilizar y mantener el compromiso?

El compromiso es la espina dorsal de un grupo u organización. Es lo que le da al grupo su fuerza. He aquí cuatro excelentes razones de su importancia:

  • Cuanto más comprometidas estén las personas, más efectivas son en influenciar a otros. ¿Ha notado usted alguna vez como actúan las personas cuando están comprometidas con un conjunto de principios o una meta? Su tono de voz, su postura y sus palabras tienen el poder de mover a los demás. La gente nota cuando alguien habla o actúa con resolución. Si un grupo entero actúa con determinación y compromiso, un gran número de personas le prestaran realmente atención.
  • Las personas comprometidas son las que no toman el desaliento en serio – no se rinden. Son el ejemplo para quienes no tienen la confianza o la experiencia para sobrellevar tiempos difíciles y mantenerse firmes esperando las recompensas del éxito.
  • Las personas cooperan a un nivel más alto cuando comparten el compromiso. El compromiso promueve la camaradería, la confianza y el interés – las cosas que un grupo necesita para mantenerse en carrera un largo tiempo.
  • Si la gente se compromete en un esfuerzo por un periodo del tiempo, aprenderá lo que tiene que saber para ser más eficaz. La gente necesita el tiempo para intentar hacer cosas, cometer errores, y luego pensar en una estrategia que funcione.

¿Cuándo es buen momento para formar y mantener el compromiso?

Todo el tiempo, en cualquier momento. El compromiso no suele ocurrir en un momento determinado. Crece dentro de la gente con el transcurrir del tiempo.

El compromiso surge cuando las personas:

  • Trabajan juntas.
  • Se sienten exitosas con lo que hacen.
  • Toman decisiones en conjunto.
  • Resuelven sus problemas.
  • Apoyan mutuamente sus liderazgos.
  • Se divierten y juegan juntos.
  • Superan los obstáculos.
  • Se tienen gran estima.
  • Se aprecian y respetan mutuamente.
  • Se desafían el uno al otro a dar el próximo paso.
  • Construyen relaciones.
  • Experimentan juntos una victoria.
  • Aprenden de los errores y las adversidades.
  • Ven a sus líderes como modelos de compromiso.

El compromiso puede disminuir cuando se verifica todo lo contrario: las personas no se comunican bien, no cultivan buenas relaciones ni se apoyan mutuamente, quedan atrapados en conflictos sin resolver, no viven a la altura de sus principios y no ven a sus líderes demostrar compromiso.

A pesar de que el compromiso nace de una forma natural, uno, como líder o miembro del grupo puede promocionar el compromiso en la organización. Se puede inculcar el compromiso en la cultura de la organización. Aunque sea invisible, el compromiso es una cualidad real acerca de la cual se puede hacer algo si así se desea.

¿Cómo movilizar y mantener el compromiso?

¿Cómo formar y mantener el compromiso? ¿Cómo asir esa cualidad invisible y hacerla crecer en una organización?

Primeramente, vamos a pensar por qué la gente se involucra y se compromete con un grupo u organización. Comencemos por nosotros mismos. ¿Por qué estamos comprometidos con un proyecto?

¿Qué es lo más importante para nosotros?

  • ¿Las metas del grupo?
  • ¿Nuestra visión de lo que es posible?
  • ¿Las personas con quienes trabajamos?
  • ¿La cantidad de tiempo que hemos invertido en el grupo?
  • ¿Nuestro rol en el grupo u organización?
  • ¿Lo que hemos aprendido en este grupo?
  • ¿La satisfacción que obtenemos haciendo un trabajo significativo?  
  • ¿Otros motivos?

Las personas se comprometen con un grupo u organización porque obtienen algo importante de ello. Cuando se les invita a involucrarse, no sólo se les está pidiendo su ayuda, se les está ofreciendo una oportunidad de:

  • Trabajar en un tema que es importante para ellos
  • Beneficiar a la comunidad
  • Conocer y compartir su tiempo con personas que piensan de forma similar
  • Expandir sus habilidades
  • Ser parte de un equipo
  • Aprender a liderar
  • Encarar un desafío
  • Cumplir con estándares altos
  • Lograr algo importante 

Uno puede sentirse orgulloso al invitar a otros a comprometerse con una organización. No se les está imponiendo nada; se les está ofreciendo algo de valor.

Más adelante se encuentran algunas ideas específicas acerca de cómo formar y mantener el compromiso, muchas de las cuales además reforzarán la organización como un todo.

Darle la bienvenida a la gente a la organización

A veces, todo lo que la gente necesita para involucrarse es sentirse realmente bienvenida.  Si no se sienten bienvenidos, se irán pronto. El líder puede dar el ejemplo dando la bienvenida personalmente a todo aquel que atraviese la puerta o pregunte acerca de cómo incorporarse a  la organización o iniciativa. Es necesario hacerles preguntas y conocerlos, hacer que se sientan valiosos. Eso no solamente les da a las personas un sentimiento favorable acerca de la iniciativa y les alienta a participar, sino que también le provee al líder las bases para desarrollar una relación que le ayudará a funcionar como líder y a solidificar el compromiso en el futuro.

Ejemplo:

Una nueva miembro de una organización comunitaria pasó por la oficina del director a saludar. El director se tomó 45 minutos para saber más acerca de ella y conocerla mejor. La nueva miembro se sintió bienvenida y muy pronto se involucró en el comité del programa. Se volvió una miembro activa y comprometida, y algunos años más tarde se volvió la presidenta del consejo directivo.

Se les debe enseñar a todos en la organización a darles la bienvenida a personas nuevas. Es necesario hacer de esto parte de la cultura de la organización. Incluso se podría crear un comité de bienvenida para reuniones abiertas o eventos especiales o se puede armar un sistema de “compañero-mentor”. La gente en la organización comprenderá que dar la bienvenida es un trabajo que se debe tomar en serio.

Ser abierto y claro acerca de la misión, principios y metas de la organización.

Las personas deben de saber a qué se están comprometiendo. Probablemente desean incorporarse a una organización si comparten  principios y metas similares. Es necesario asegurarse de que todos en la organización están familiarizados con su misión, principios y metas.

Como líder,  se debe hablar abiertamente acerca de por qué estos principios y metas son importantes. Si se está trabajando para crear un programa de orientadores para adolescentes de la comunidad, por ejemplo, el líder debe hablar acerca de por qué ese programa es importante para él. Podría decir cuán diferente hubiera sido su vida si un adulto no hubiera comprometido parte de su tiempo y atención a su persona cuando él era adolescente.

Ser modelo de compromiso.

Todo el mundo observa al líder de un grupo o proyecto para ver si está comprometido. Si a él/ella le importa el trabajo, esto se verá en sus actitudes  y acciones. Las personas observarán cómo actúa el líder y le seguirán el paso. Si ellos pueden contar con el líder, probablemente el líder pueda contar con ellos. Si el líder se queda hasta tarde en la oficina para hacer un envío por correo, otros estarán dispuestos a hacerlo también. El compromiso es contagioso.

Por otra parte, si el líder está trabajando tan duro que se encuentra exhausto y siempre descontento, las personas también lo notarán y eso los llevará a no tomar en cuenta el liderazgo. Es necesario tratar de equilibrar las cosas: Se debe evitar que el compromiso parezca una carga imposible.

Darles a las personas trabajo que hacer.

Si alguien muestra interés en involucrarse en el grupo, no se debe esperar demasiado para darle algo que hacer. La gente necesita pensar que está haciendo una contribución significativa  para poder sentirse comprometida. Se debe averiguar qué es lo que les interesa hacer y se debe intentar hacer coincidir sus deseos con algún tipo de trabajo que se necesita en la organización. También se debe procurar darles a los nuevos integrantes un trabajo que los ponga en contacto con otras personas en la organización. Eso los llevará a integrarse al grupo más rápida y fácilmente.

Escoger el nivel adecuado de desafío para las personas.

Las personas necesitan sentirse exitosas y también necesitan ampliar sus habilidades. Ambas cosas son importantes. Cuando se esté comenzando a conocer a alguien, se debe intentar encontrarle un trabajo en el que se piensa que puede lograr cierto éxito. Esto ayudará a la persona a sentirse bien consigo misma y la alentará a quedarse.

A medida que se conoce mejor a la persona, se le debe dar gradualmente mayores retos. El tener retos mantiene a la gente entusiasmada con el trabajo que están haciendo. Algunas personas necesitarán aliento especial para desempeñarse en cosas que nunca antes habían considerado hacer. Para llegar a esto, es necesario sentarse un rato a hablar con las personas para saber qué tipo de trabajo les gustaría intentar hacer. Es una inversión de tiempo que vale la pena, porque sabrán que la organización se preocupa por ellos y su desarrollo, y no solamente  por lo que pueden producir para ella.

Crear una cultura organizativa en la que los funcionarios, voluntarios y miembros se aprecien y respeten mutuamente.

Las personas necesitan sentirse respetadas y apreciadas a fin de mantenerse conectadas y comprometidas con un grupo u organización. Esto es simple e importante, pero algunas veces no tan fácil de recordar. Aun así, hay varios pasos que puede tomarse para crear una cultura organizativa o de grupo en la que las personas se traten bien mutuamente.

  • Ser modelo de apreciación y respeto: tómese un tiempo para pensar en las personas con quienes trabaja y abiertamente muestre aprecio por ellos y su trabajo. Aunque algunas personas pueden sorprenderse cuando usted lo haga, a todos les gusta sentirse apreciados. Trate a todos de la misma manera que le gustaría que lo trataran a usted, con respeto y buen humor. Usted podrá ser el líder, pero eso no significa que es más importante como ser humano que la persona que contesta el teléfono o ayuda con el correo.
  •  Enseñarles a las personas de la organización a tomar nota de lo que está marchando bien, en lugar de solamente hacerlo con aquello que necesita ser mejorado. Por ejemplo, usted puede comenzar las reuniones haciendo que cada persona hable acerca de lo que ha hecho bien desde la última vez que se reunieron. También puede hacer que las personas muestren su aprecio mutuo como una forma de terminar las reuniones.
  •  Cuando haya discusiones acaloradas o conflictos, asegurarse de que las personas continúen mostrándose respeto mutuo. Los conflictos pueden ser períodos de crecimiento importantes, pero para asegurar que sean útiles en lugar de destructivos, no permita que las personas se ataquen de forma personal. Mantenga la discusión en los temas. Si las personas tienen conflictos personales, medie en el conflicto o traiga a una persona de fura para hacerlo.

Escuchar, escuchar y escuchar.

Escuchar es una herramienta poderosa. Todos podrían utilizar una persona que les escuchara. Cuando escuchamos a otros con respeto, ellos sienten que se tiene confianza en ellos y que se está interesado en lo que piensan. A su vez, el interés y la confianza les ayudan a pensar claramente y con creatividad.

Si se desea que jóvenes, ancianos, inmigrantes, personas con bajos ingresos, personas de color o cualquier otro se comprometan con la organización, es necesario escucharlos. Esto se puede llevar a cabo pidiéndole a un adolescente o joven que comparta sus ideas sobre algún tema. ¿Cómo piensas que deberíamos diseñar este centro comunitario? ¿Cuál es el tema clave en este vecindario? El adolescente  puede sorprenderse al principio, ya que a los adultos raramente les importa lo que ellos piensan. Sin embargo, si se logra atravesar su actitud, los adolescentes estarán encantados de expresar lo que piensan.

Apoyar el liderazgo de las personas.

Para ayudar a mantener el compromiso en el grupo u organización, se debe pensar en cada persona como un líder en potencia y capacitarlo para liderar. Si las personas se ven a sí mismas como líderes de un grupo, verán al grupo como suyo. Tendrán un sentimiento de titularidad o propiedad sobre el grupo y muy probablemente tomen la iniciativa para estar seguros de que las cosas funcionen bien.

Tradicionalmente pensamos en los líderes, como las personas que dirigen la organización y que toman todas las decisiones importantes’ sin embargo, podemos ampliar esta definición de liderazgo. Uno puede ver, por ejemplo,  a la persona que organiza los eventos como unos de los líderes clave, pero la persona que resuelve conflictos es también un líder. Hasta la persona que hace que todos en la habitación rían cuando la energía decae un poco está desempeñando una importante función de liderazgo.

Se debe ayudar a las personas a reconocer sus talentos para el liderazgo y alentarlos a  ejercitarlos más. Se puede invitarlos a hablar en público o dirigir una reunión. No hay que darle a las personas títulos de líder, pero algunas veces esto les ayuda a tomarse a sí mismos en serio.

A pesar de que las personas tienen diferentes niveles de capacidad para liderar, todos pueden contribuir con algo de importancia. Todos tienen un punto de vista valioso. Todos tienen talento que compartir.

Celebrar.

No se debe olvidar celebrar. Cualquier excusa es buena: un triunfo, un aniversario de la organización, el momento de entregar premios o reconocimientos a voluntarios y trabajadores, etc. Todas son buenas razones para que las personas se reúnan, descansen y disfruten de la compañía mutua.

A continuación hay algunos consejos extra: 

  • El compromiso se forma sin pausa, pero a menudo despacio. Se debe tener paciencia. Llegará.
  • Se debe mostrar aprecio por cualquier nivel de compromiso al que una persona pueda llegar. Las personas varían mucho en su nivel de compromiso y eso está bien. Algunas personas tendrán más tiempo, más interés en las metas y misión de la organización y una mejor comprensión del valor del compromiso que otros.
  • Siempre se puede invitar y alentar a las personas a hacer  más. Si lo hacen, bien. Si no lo hacen, se les debe agradecer por lo que pueden hacer. No se debe intentar obtener el compromiso de la gente mediante sentimientos de culpabilidad. Generalmente no se consiguen los resultados que se desean a largo plazo. La gente necesita sentir que su contribución importa, por más pequeña que sea. Si sienten que son una decepción para el líder puede que no se queden mucho tiempo.
  • Las personas a menudo anhelan darle sentido a sus vidas. Cuando se le pide a la gente comprometerse con  un esfuerzo, causa u organización, se les está ofreciendo algo de gran valor.                      

Es necesario recordar que: ¡El compromiso toma tiempo!

Para resumir

En las palabras de John Gardner, “El compromiso requiere trabajo duro bajo el calor del día; requiere un esfuerzo leal en nombre de los propósitos elegidos y del enriquecimiento de los valores elegidos

Contributor 
Eric Wadud

Recursos impresos

Bennis, Warren. (1989). On becoming a leader. Reading, MA: Addison Wesley Publishing Company, Inc.

Gardner, John. (1990). On leadership. New York, NY: The Free Press.

Garrow, D.J. (1978). The Montgomery bus boycott and the women who started it: The Memoir of Jo Ann Gibson Robinson. Knoxville: the University of Tennessee Press, p. 61.

Jackins, Harvey. (1987). The enjoyment of leadership. Seattle, WA: Rational Island Publishers.