Formulario de búsqueda

  • ¿Qué es un problema de la comunidad?

  • ¿En qué consiste el analizar un problema de la comunidad?

  • ¿Por qué debo analizar un problema de la comunidad?

  • ¿Cómo debo analizar un problema comunitario?

  • ¿Cuándo debo analizar un problema comunitario?

  • Más allá de lo básico -- ¿Funciona realmente el análisis?

La comunidad tiene problemas, igual que las personas

Los problemas son parte de la vida – van junto con estar vivos. Y cada comunidad también tiene problemas; que van junto con el hecho de ser una comunidad. Eso es una realidad de la vida en comunidad.

Otros dos hechos básicos:

  •  Las comunidades, como las personas, tratan de solucionar sus problemas.
  •  Analizar los problemas y ayudar en su solución.

Ejemplo de un problema comunitario. El centro de comercio de la comunidad esta disminuyendo su actividad. Las tiendas están cerrando y cambiándose de lugar; no hay tiendas nuevas que lleguen a la zona. Nosotros queremos revitalizar el centro. ¿Cómo debemos hacer esto?

Nuestro pensamiento aquí es simple:

  •  Debemos mejor analizar porqué esta declinando la zona, y porqué ocurre el problema, en vez de simplemente precipitarnos y tratar de arreglarlo.
  •  Un buen análisis te permitirá encontrar mejores soluciones a largo plazo. Y por lo tanto:
  •  Un buen análisis se toma tiempo para hacerlo.

Esta sección explica de que se trata analizar los problemas de la comunidad, y porque puede ser útil y cómo hacerlo.

¿Qué es un problema de la comunidad?

Esto abarca mucho terreno. Hay una larga lista de nominados. Y probablemente usted conoce a los principales contendientes. ¿Puede nombrar los principales problemas de su comunidad? Al menos, debe tener la oportunidad de empezar la lista.

A continuación se muestran distintos tipos problemas que pueden aparecer en muchas listas de problemas de comunidad.

Ejemplo: Problemas comunitarios: Incendio premeditado, abuso infantil, negligencia infantil, corrupción, crimen, violencia doméstica, drogas, el cuidado de los ancianos, servicios de emergencia, conflictos étnicos, graffiti, salud, cuidado de casas, hambre, desigualdad, trabajo, ruido, no tener nada que hacer, exceso de trabajo, pobreza, servicios públicos, racismo, ratas, seguridad, escuela, sexismo, estrés, embarazos adolescentes, transportes, recolección de basura, vandalismo.

¿Qué otros agregaría?

Criterios

Más que una lista completa de problemas, aquí hay algunos criterios que podemos usar para definir:

  • El problema ocurre frecuentemente (frecuencia)
  • El problema ha ocurrido por un tiempo (duración)
  • El problema afecta a muchas personas (alcance, rango)
  • El problema es molesto y posiblemente intenso (severidad) (Altera, interrumpe la vida personal o comunitaria).
  • El problema priva de los derechos legales o morales a las personas (legalidad)
  • El problema se percibe como un problema (percepción)

Esté último criterio –percepción—es quizá el más importante. Si las personas perciben las calles como inseguras, eso es un problema, a pesar de lo que reporten las estadísticas de criminalidad.

Si las personas piensan que las escuelas son pésimas, eso es un problema, sin importar que tan objetivos sean los hechos que se ofrecen. El problema puede ser un factor psicológico; no tiene que estar basado en una evidencia sólida.

Y lo que se ve como un problema puede variar de lugar a lugar, y de grupo a grupo en el mismo lugar. La comunidad A puede ver a los nuevos inmigrantes, o a los propietarios ausentes, como un problema; mientras la comunidad B, con el mismo porcentaje de inmigrantes nuevos y propietarios ausentes, ni siquiera lo piensan seriamente como un problema. De nuevo en la comunidad A, los adolescentes pueden percibir el “no tener nada que hacer como su más serio problema” pero sus padres sobrecargados de trabajo desearían el mismo problema.

No hay una definición oficial de un problema de comunidad; pero el criterio anterior puede ser un inicio.

¿En qué consiste el analizar un problema de la comunidad?

Analizar el problema de la comunidad es una forma de pensar cuidadosamente sobre el problema o tema antes de actuar en una solución. Primero implica el buscar posibles razones que están detrás de un problema, y verificar cuáles de esas razones son verdaderas. Entonces (y solo entonces) esto implica identificar posibles soluciones, e implementar las mejores.

Las técnicas para analizar los problemas de la comunidad son fáciles de establecer. Requieren simple lógica, y algunas veces, estas técnicas requieres recoger evidencias. En ocasiones esas técnicas nos eluden en la práctica. Actuamos impulsivamente más que lógicamente; o negamos la evidencia. Un análisis más cuidadoso del problema puede ponernos de nuevo en el curso correcto.

Muy bien, pero asegurémonos de que yo entendí bien esto...

¿Por qué debo analizar un problema de la comunidad?

Para identificar mejor cuál es el problema o el tema...

Muchachos reunidos en la calle. Algunas veces ellos beben; algunas veces riñen. ¿Cuál es el problema aquí? ¿La bebida? ¿Las riñas? ¿El que se reúnan en la calle? ¿O el posible hecho de que los muchachos no tienen otro lugar a donde ir? Antes de buscar las soluciones, querrás clarificar cuál es el problema (o los problemas). Hasta que estés seguro, es difícil avanzar más.

Para entender cuál es el núcleo del problema...

Un problema es usualmente causado por algo: ¿Qué es ese algo? Debemos de averiguarlo. Ya que a menudo el problema que vemos es un síntoma de algo más.

Para determinar las barreras y los recursos asociados con el establecimiento del problema.

Es bueno practicar y planear anticipándose a las barreras y obstáculos antes de que aparezcan. Haciéndolo puedes acercarte (o resolver) al problema. El analizar el problema de la comunidad puede ayudarte a entender (y encontrar) los recursos que necesitas. Y entre mejor equipado se encuentre usted con los recursos correctos, aumentarán sus oportunidades de éxito al enfrentar cualquier problema.

Para desarrollar los mejores pasos de acción para tratar el problema.

Tener un plan de acción siempre es mejor que hacer algunas aproximaciones al azar al problema. “Si usted sabe hacia donde va, es más probable que llegue”.

En general, cuando aborda un problema, siempre es más oportuno analizarlo antes de empezar. De esta forma, tiene una comprensión más profunda del problema; y cubre sus bases. No hay nada peor para la implicación y moral de un miembro de la comunidad que iniciar el trabajo de un problema, y encontrarse muchos obstáculos – especialmente si se pueden evitar.

Cuando tomas un poco de tiempo para examinar primero el problema, te puedes anticipar a alguno de esos obstáculos antes de que se presenten, dándole a usted y a sus miembros mejores probabilidades de sobrellevar exitosamente la solución.

¿Entonces, cuándo debo analizar un problema comunitario?

Siempre. Por lo menos, “casi siempre.”

Cada problema de la comunidad se debería beneficiar del análisis. La única excepción posible es cuando el problema es una crisis inmediata que requiere de acción en el momento. E incluso entonces, el análisis ayudará después.

Sin embargo, hay condiciones donde el análisis es especialmente importante. Dichas condiciones son:

  • Cuando el problema de la comunidad no esta muy claramente definido.
  • Cuando se sabe poco sobre el problema de la comunidad o sobre sus posibles consecuencias.
  • Cuando quieres hallar causas que puedan mejorar las oportunidades de éxito en tratar el problema.
  • Cuando las personas se lanzan a las “soluciones” demasiado pronto.
  • Cuando necesitas identificar las acciones para tratar el problema, y aprender que las personas o grupos pueden colaborar mejor al tomar acciones al respecto.

Cómo debo analizar un problema comunitario?

Y por supuesto, esto es el núcleo de esta sección.

La respuesta es que no hay una sola forma de hacerlo. Existen muchas. Y le sugerimos que mantenga su atención en la escena global: entender mejor el problema y tratar con él de modo más efectivo. Esas son las metas de cualquier análisis del problema. Así que el método que escoja debe cumplir estas metas para usted.

Nosotros le ofrecemos aquí un método analítico muy simple, y algunos ejemplos. Nosotros creemos que este método es útil, pero le invitamos a que lo pruebe usted mismo. Ciertamente, no es el único disponible; algunas excelentes alternativas (y más detalladas) de métodos para el análisis del problema se encuentran al final de esta sección.

Aquí está. Hay ocho pasos fáciles:

  1. Establecer el problema, en términos generales.
  2. Dar ejemplos específicos del problema.
  3. Pensar en las causas posibles del problema.
  4. Encontrar la razón más probable.
  5. Identificar algunas soluciones posibles.
  6. Escoger la mejor solución.
  7. Actuar para implementar esa solución.
  8. Evaluar esa solución.

¡Una cuestión desafiante: Encontrar un acrónimo para resumir esos pasos!

¿Estos pasos se ven muy formales o demasiado mecánicos? Si así se ven para usted, considere que es similar a la forma en la que resuelve muchos problemas de la vida diaria. En cada hora de nuestra vida, nos enfrentamos a problemas – usualmente pequeños— y les encontramos soluciones. De hecho, estamos tan acostumbrados que difícilmente reconoceremos las actividades de solución del problema. Aquí hay algunos ejemplos comunes:

  • Establezca el problema.

    “La habitación está obscura”

  • De algunos ejemplos.

    “Cuando enciendo el interruptor (switch), nada sucede”

  • Piense en las razones.
    • Posiblemente se fundió el fusible.
    • El interruptor puede estar defectuoso.
  • Piense en la razón más probable.
    • El fusible no se fundió.
    • El interruptor (switch) es nuevo.
    • El foco esta viejo.
    •  "Así que probablemente sea el foco”
  • Identifique la solución.
    •  “Remplazar el fusible”
    • “Remplazar el interruptor”
    •  “Remplazar el foco”
  • Escoja la mejor.
    •     “Intentaré cambiar el foco; es lo más fácil y barato.” (Si el foco realmente se fundió, quizá es la única solución posible)
  • Implemente la solución.
    •     “Puedo cambiar el foco con el mejor...”
  • Evalúe la solución.
  •     “Bien, ahora tengo luz”.

Este es un ejemplo de como se analiza un problema diario, aunque al pensarlo no lo llamemos “análisis.” Es casi inconsciente. Dos puntos claves son:

  • Ya tenemos habilidad en hacer análisis.
  •  El análisis ayuda a tener una solución exitosa.

Los problemas comunitarios, en verdad, son en general más complicados que cambiar unos focos. Pero el mismo tipo de análisis puede aplicarse también a ellos, frecuentemente con resultados parecidamente exitosos.

Esto es a lo que nos referimos, utilizando un ejemplo diferente. Le añadimos algunos comentarios mientras lo desarrollamos.

  • Plantea el problema.

“Por aquí es peligroso para los niños atravesar la calle.”

Este es un buen planteamiento inicial, pero no es suficiente por si mismo. Necesitamos algunos ejemplos, de tal forma que todos podamos tener claro de lo que estamos hablando.

  • Da algunos ejemplos.

En la intersección de Broadway y Maple, un niño fue golpeado por un coche la semana pasada. Otros dos niños fueron arrollados unas cuantas semanas antes.”

Buenos ejemplos. Son indicadores específicos, observables, y medibles, y son en realidad suficientes para iniciar la búsqueda de soluciones y acciones. ¿Pero, por qué ocurren estos accidentes y casi accidentes en los alrededores? ¿Cuáles son las razones?

  • Piensa en las razones.

Veamos. “Existen un par de posibilidades”

  • “El semáforo en la intersección quizá no funciona adecuadamente”:
  • “¿Qué pasa con el paso peatonal? Las líneas que lo marcan están desvanecidas. Quizá los conductores no las pueden ver fácilmente.”
  • “No hay policía de tránsito en la calle. ¿No había uno desde hace poco tiempo?

Aquí hay un punto importante, Incluso para problemas relativamente más sencillos (y en la escala de los problemas de la comunidad, este es uno relativamente sencillo, aunque es importante), hay a menudo diversas razones posibles. Este es el caso. Las razones anteriores son tan solo algunas de las posibles. ¿Son las únicas? Probablemente no.

Al menos encontremos las principales posibilidades. Pero la vida en la comunidad es compleja. Las razones ocultas no siempre aparecen al principio.

¡Es por eso que el análisis tiene sentido!

  • Encuentre la razón más probable.

Muy bien--- tenemos que hacer algunas comprobaciones en los alrededores”.

  • “El semáforo – Le preguntó a los vecinos, y nunca ha habido ningún problema con esto”
  • “Las líneas peatonales – no han sido pintadas en dos años. Deberían estar pintadas. Pero eso no explica todos los accidentes en este momento”
  • “El policía de tránsito. Si, el antiguo policía se retiro hace un mes. y aún no hemos tenido un reemplazo.”

Entonces, de acuerdo a este análisis, la ausencia de un policía de tránsito es la razón más probable para los accidentes. ¿Esta de acuerdo? Y ¿Se da cuenta del valor del análisis aquí? El valor es el siguiente:

El valor del análisis es que le ayuda a enfocarse a una solución efectiva.

Piense: ¿Cómo encontró la razón más probable? Una posible respuesta es que realizó una revisión al respecto. Recogió algunos hechos sobre eventos en el pasado, y relacionó estos hechos a los patrones de accidentes en la actualidad.

En otras palabras, recogió evidencia . Y por lo tanto usó la lógica. Es decir:

El análisis de los problemas de la comunidad implica la recogida de evidencia, y el uso de la lógica para interpretar esa evidencia.

  • Identifique las soluciones. (basándose en la razón más probable)

“La solución es tener un nuevo policía de tránsito. No se requiere mucho para llegar a esta conclusión.”

El análisis te pudo haber ayudado aquí. Cuidado: esto no significa necesariamente que el policía de tránsito sea la mejor solución – tenemos que revisarlo en el mundo real.

  • Escoge la mejor solución.

   “Encontrar al policía de tránsito.”

 Nuevamente, esto es fácil. La única pregunta ahora es donde encontraremos uno. (¿Con el gobierno local? ¿Poniendo un anuncio? ¿Con una agencia privada? ¿Enviando la noticia con los niños a sus casas?) Esto puede ser otro pequeño problema (pensándolo bien quizá no lo sea). Pero si lo fuera, probablemente lo podría resolver. ¿Estamos en lo cierto?

  • Impleméntelo.

“Encontramos un nuevo policía de tránsito. Inicia el siguiente lunes”.

¡Felicidades! Ahora veamos como funciona esto.

  • Evalúelo.

“Hace un año que inició. No se han presentado más accidentes o hechos parecidos. Todos piensan que esta haciendo un buen trabajo. El policía también esta feliz. Creo que podemos cerrar el caso acerca de este problema.

El análisis ha ayudado a resolver este problema de la comunidad.

Más allá de lo básico ... ¿Funciona realmente el análisis?

¿Qué piensa sobre esta aproximación para analizar problemas? Como mencionamos, creemos que es útil; pero debe juzgar por usted mismo. La mejor forma de hacerlo es intentándolo. Se sentirá mejor sobre los pros y los contras. Lo entenderá mejor.

Le invitamos a probarlo. Intente usar este análisis con otro problema, como el “decremento de actividad en el centro de comercio” que es el ejemplo del inicio de esta sección. Aún mejor, inténtelo con un problema actual en su comunidad.

¿Qué es lo que concluye? Esperamos que encuentre algunos nuevos valores en el análisis. Nosotros sabemos que cuando usamos este método con problemas reales en nuestras comunidades, alcanzamos nuevas conclusiones, llegando más allá de lo básico:

  • Analizar los problemas de la comunidad puede ser un trabajo difícil. Requiere de esfuerzo mental. No estamos acostumbrados a sentarnos y pensar profundamente un problema. (¡Estamos demasiado ocupados!)
  • Los problemas reales de la comunidad son más complicados y difíciles de resolver, que el ejemplo del paso de peatones de la calle que dimos antes. Los problemas en sí mismos pueden ser más grandes (en todas las dimensiones), con mayores costos, mayores barreras, y con una oposición más fuerte. Puede haber más elementos que tomar en cuenta. La solución puede depender de más factores externos a su control inmediato. El revitalizar el centro, por ejemplo, depende en general del mejoramiento de la economía. Y no puede controlar la economía por usted mismo.
  • Cuando busca las razones y subraya las causas para problemas significativos, es muy probable que encuentre más de uno. La vida no es solo un problema = una razón. Es más complicada que eso. Muchas razones diferentes pueden estar ocurriendo. Y estas pueden estar influenciando el problema, en diferentes medidas, todas al mismo tiempo. (Y pueden no solo ser causas posibles, sino las razones reales.) Es posible que no sea una tarea fácil el desenredar todas las razones posibles y sus vínculos relativos. Pero aún así, desea desenredarlas lo mejor posible.
  • El problema puede no solo tener muchas razones, puede también tener más de una solución. Los problemas a menudo tienen múltiples soluciones. Es por eso, que para problemas difíciles, es posible que necesite hacer más de una cosa. Así que en revitalizar el centro, usted puede querer: (a) embellecer las calles; (b) aumentar el personal de los comercios; (c) poner en funcionamiento lugares de venta en las aceras; (d) buscar capital externo; (e) establecer nuevos negocios. Todas son partes de la solución – o importantes, aunque parciales—soluciones que juntas forman parte de una sola. Diferentes tipos de acciones pueden ser necesarias para la revitalización.

Así que en el proceso de resolver verdaderos problemas de la comunidad, el análisis no es siempre tan corto y simple. Pueden existir múltiples razones detrás del problema, y razones múltiples a considerar, con otras razones desconocidas. El análisis puede no ser siempre fácil. Y la solución puede ser incluso más difícil.

Pero, es por eso que los problemas son problemas. Si el análisis y la solución fueran fáciles como un pastel, ya hubiéramos ganado mucho peso. Los problemas de la comunidad existen precisamente debido a que a menudo se resisten al fácil análisis y solución. Los problemas persisten a pesar de nuestros esfuerzos. Pueden llegar a ser verdaderos retos.

Sin embargo, esto no significa que estamos desvalidos. En absoluto. El análisis, incluyendo los métodos analíticos que hemos descrito, te puede ayudar a recorrer un largo camino. En el ejemplo del centro de la comunidad, si ustedes fuesen serios en lo de revertir la disminución de la actividad comercial, pueden formar un grupo (un grupo es a menudo mejor que hacerlo solo) y seguir los mismos pasos que ya hemos descrito. Establezca el problema. Observe los ejemplos, los hechos y figuras. Encuentre todas las razones posibles. Encuentre la evidencia que sustente cada razón, y posiblemente de prioridad en orden de importancia. Identifique soluciones posibles para cada razón. Seleccione la mejor. Entonces tendría lo que se aproxima a un paquete comprensible de soluciones. Finalmente trabaje para implementarlas.

Este análisis puede funcionar, y puede ayudar. Si el centro de comercio continúa disminuyendo su actividad, quizá no sea por que su análisis fue pobre. Quizá es simplemente que no tiene los recursos, o el control, o la comunidad tiene que crear los cambios adecuados a las necesidades. Incluso entonces no debe retirarse. Puede regresar al bosquejo inicial y (al menos) volver a pensar sus recursos y regenerar su voluntad.

Con un buen análisis, algunos recursos, y suficiente determinación, nosotros creemos que incluso los más complicados problemas pueden ser al menos parcialmente resueltos.

Contributor 
Bill Berkowitz

Recursos impresos

Avery, M., Auvine, B., Streibel, B., and Weiss, L. (1981). Building united judgement: A handbook for consensus decision making. Madison, WI: Center for Conflict Resolution. (Available from the Center at P.O. Box 2156, Madison, WI 53701 -2156).

Cox, F. M. (1995). "Community problem solving: A guide to practice with comments." In Rothman, J., Erlich, J. L., and Tropman, J. E. (eds.), Strategies of community intervention (5th ed., pp. 146-162). Itasca, IL: F. E. Peacock.

Dale, D., and Mitiguy, N. (1978). Planning for a change: A citizen's guide to creative planning and program development. Amherst, MA: University of Massachusetts, Citizen Involvement Training Project.

Johnson, D. W., and Johnson, F. P. (1997). Joining together: Group theory and group skills (6th ed.) Boston: Allyn and Bacon.

Lawson, L. G., Donant, F. D., and Lawson, J. D. (1982). Lead on! The complete handbook for group leaders. San Luis Obispo, CA: Impact Publishers.

Mondross, J. B., and Wilson, S. M. (1994). Organizing for power and empowerment. New York: Columbia University Press.

Online Resource

Defining and Analyzing Community Mental Health Issues. A useful resource from the California Mental Health Association.