Formulario de búsqueda

Sección 7. Involucrar a las personas más afectadas por el asunto

  • ¿Por qué implicar a las personas más afectadas por el problema?

  • ¿Cómo pueden implicarse las personas afectadas por el problema?

  • ¿Quién debería usted pedirle que participe?

  • ¿Cuáles son algunos de los posibles obstáculos para la participación?

  • ¿Cómo motiva usted a los ciudadanos para llegar a implicarse y seguir estando implicados?

Los problemas comunitarios o sociales son problemas que por su misma definición conciernen a un gran número de gente. Desgraciadamente, quienes son poderosos social y económicamente, tales como los funcionarios gubernamentales, grupos de presión o líderes comunitarios frecuentemente definen el problema - y sus soluciones -. Mientras que todo el mundo es afectado indirectamente por los problemas sociales, quienes están experimentando directamente el problema están a menudo fuera del proceso de identificación de cuál es el problema realmente.

¿Por qué implicar a la gente afectada por los problemas?

Supongamos que usted tiene una piedra dentro de su zapato. Nadie aparte que usted puede saber exactamente como usted siente esa piedra. Otros pueden haber leído acerca de piedras, haber visto piedras, o incluso haber tenido una experiencia similar. Sin embargo, usted es el experto sobre esta situación particular porque es usted quien está experimentando.

El mismo concepto se aplica a problemas sociales y comunitarios. Las personas que experimentan directamente un problema tienen una visión muy diferente acerca de sus necesidades de la que tiene un político que solamente ha leído acerca del problema en un periódico o de un profesional de apoyo que alguna vez escribió un artículo en el colegio acerca del problema.

Existen dos importantes maneras para involucrar a la gente afectada por un problema para ayudar a resolver el problema. Primero, puede escucharlos de modo que tenga un mejor entendimiento de las causas del problema, los obstáculos que tienen para manejar o prevenir el problema y sus ideas para resolver el problema. Segundo, ellos pueden llegar a involucrarse a través de la participación en la iniciativa o el programa que está siendo desarrollado para ayudar a abordar los problemas que ellos afrontan.  Esto es siempre lo mejor para la gente: “participar”, pero en el caso de aquellos afectados por el problema que no desean participar, pueden escuchar a los que están involucrados para comenzar e ir construyendo una relación de confianza (rapport) con ellos.

¿Cómo puede lograr involucrar a la gente afectada por el problema?

A la gente se le puede involucrar de diferentes maneras - aquí están sólo algunas:

  • Lograr involucrarlas en el proceso de planificación como creadores de metas o definiendo el problema.
  • Donando dinero o prestar ayuda a los que se ocupan de captar fondos.
  • Funcionando como voluntarios para tareas de oficina, contestando teléfonos, organizar las cartas, o haciendo llamadas telefónicas.
  • Involucrarlos haciendo búsquedas (investigación), escribiendo propuestas, o manejando correspondencia.
  • Atendiendo en eventos públicos como reuniones y movilizaciones, auditorios de comunidad, o eventos de recolección de fondos.
  • Sirviendo en comités para enfocarse en problemas específicos o actividades.
  • Tomando roles de liderazgo en una sociedad comunitaria.

Cuando se examina un problema, es necesario ver las perspectivas desde todos los tipos de gentes y sectores de la comunidad. Por ejemplo, la madre de una adolescente embarazada tiene diferentes necesidades e ideas de las que tiene su hija, aun cuando el problema del embarazo adolescente afecta a ambas. Desgraciadamente, la gente que experimenta directamente el problema con frecuencia es ignorada, o si son incluidos los son de modo secundario.

¿A quién debería usted pedirle que participe?

Aquellas personas afectadas por el problema o que viven las consecuencias, pueden variar muy notablemente en clase social, género, etnia, orientación sexual, edad, religión o cultura. Es importante ser inclusivo con estas diferencias. Algunos de los más importantes participantes podrían ser personas afectadas por el problema.

Por ejemplo, si usted trabaja en un programa de prevención contra el suicidio, sería importante implicar a tanta gente joven como sea posible. Debe involucrar también a gente que ha estado directamente afectada por el suicidio de un joven, tales como amigos o miembros de la familia de jóvenes que se han suicidado o jóvenes que han sobrevivido a intentos suicidas.

Adopte especial cuidado en extender la invitación a la población que es generalmente pasada por alto, discriminada y excluida. Esto incluye llegar a poblaciones minoritarias y personas que son económicamente desfavorecidas.

Puede que no sea fácil conseguir que este tipo de personas participen, especialmente si el problema es estigmatizador o ilegal.  A veces el problema en sí mismo es una barrera para una efectiva participación.

Si espera reclutar personas para participar en sesiones de escucha y comités de trabajo, o ayudarles a capacitarse para implicarse más en la organización y la defensa de sus intereses, hay unas cuantas cosas que se pueden hacer para atraer a la gente que es afectada por un problema al esfuerzo para resolver dicho problema.

He aquí algunas ideas que pueden ayudarle:

  • Cada comunidad es diferente, así que procure familiarizarse con ellas por medio de preguntar lo siguiente: ¿Dónde trabaja la gente? ¿Dónde se socializa? ¿Dónde se ofrece como voluntario? ¿Dónde reciben servicios? ¿Dónde compran? ¿Dónde acceden a la información? ¿Dónde asisten a la escuela o Iglesia?
  • Algunas veces la gente ya está involucrada en grupos cívicos tales como comités directivos de agencias, comités de asesoría, consejo de vecinos, organizaciones comunitarias locales, movimientos sociales y asociaciones de mejora vecinales.
  • Puede encontrar lo que ya existe en la comunidad contactando la oficina del gobierno local, la cámara de comercio, funcionarios locales implicados, agencias de información y referencia, líderes en organizaciones no lucrativas, etc.
  • Las audiencias públicas y reuniones pueden ser formas efectivas para encontrar a las personas que no están involucradas en algún grupo. Anuncie a su grupo de forma creativa para que se alcance a la población objetivo y recuerde mantener las reuniones con tiempos y lugares convenientes. Planee cuidadosamente que las reuniones no sean demasiado largas para que sean efectivas -- como regla básica, los grupos de más de 20 personas pueden perder efectividad.
  • Las sesiones de escucha son una manera algo diferente de la audiencia pública o un foro público en que están específicamente diseñadas para permitir a los ciudadanos expresar y escuchar las impresiones y problemas que son importantes para ellos. Una buena manera para transmitir a la gente que usted está realmente interesado en conocer sus visiones acerca de aquello que realmente le interesa a la gente son los foros públicos o sesiones de escucha. Además, pueden ser útiles para animarlos para implicarse más adelante. Para consultar algunas buenas directrices acerca de cómo hacer esto.

¿Cuáles son algunos posibles obstáculos para la participación?

Es fácil echarle la culpa a la apatía y la falta de motivación de la gente por los bajos niveles de participación, especialmente si se está sintiendo frustrado en sus esfuerzos para animar a la participación.  Puede encontrarse sufriendo tanto desánimo que comienza a pensar que los padres no tienen interés en la salud de la familia, o que los adolescentes no desean parar la violencia en sus escuelas y calles. En realidad, sin embargo, hay muchas cosas que a menudo impiden esta implicación, tales como la falta de trasporte o de cuidados infantiles.

Algunas de las personas que usted espera implicar, pueden necesitar aprender algo básico acerca de las acciones y del modo de trabajar. Es posible que necesiten aprender a asistir a lo que está sucediendo, tomar notas que les recuerde lo que se discutió, para entender y resolver conflictos, (en lugar de ignorarlos o tomarlos como algo personal), para hacer que ellos mismo escuchen y no hagan a un lado la reunión, etc. Algunos de nosotros hemos aprendido estas habilidades a través del adiestramiento o trabajo y lo damos por sentado, pero es probable que muchas otras personas pudieran no haber tenido esta suerte de adiestramiento y fácilmente frustrase y desaparecer de su organización. Algunas maneras de ayudarles a superar esto son enganchándolos con tutores en el grupo, tener un adiestramiento en estos problemas (idealmente para todos, no solo para ellos); o tratar de encontrar un papel para ellos de tal manera que sientan que es importante, y que puedan realizar bien mientras que aprenden las habilidades que necesitan; etc.

Antes de que intente involucrar a la gente, pregúntese acerca de qué obstáculos podrían inhibir la participación de los afectados por el problema.

  • Pre-concepciones y actitudes dentro de su organización: ¿Tienen ustedes una actitud positiva o se encuentran pensando cosas tales como: "no seré capaz de implicar en este programa a los padres que están trabajando, porque ellos están siempre demasiado ocupados para implicarse en algo?". Una actitud pesimista casi siempre se mostrará, no importa cuánto intente usted ocultarla. Si la gente ve que usted no está ilusionado u optimista acerca de su implicación, entonces ellos probablemente no invertirán mucho por su parte. Conceda a las personas el beneficio de la duda y espere lo mejor.
  • Inadecuada comunicación comunitaria: Es posible que la gente no sea consciente de las oportunidades para involucrarse con la comunidad. Trate de contactar a grupos que trabajen en problemas similares para que usted pueda encontrar como lograr involucrar a la gente. Encuentre modos para hacer saber a la comunidad que usted está buscando personas para añadirlas a su esfuerzo.
  • Limitada experiencia: La gente puede evitar llegar a involucrase simplemente porque no han tenido una experiencia con acciones colectivas, y por eso no están familiarizados con lo que puede esperar de ellos, como pueden ellos marcar una diferencia, o si ellos serán bienvenidos. Para mucha gente, el participar en cosas con las que no están familiarizados, tales como reuniones de vecinos, puede ser causa de ansiedad. Ser muy claros con la gente acerca de lo que pueden esperar al estar en una reunión y qué podrían esperar del papel que jueguen en la organización y de se esperará de ellos si se llegan a involucrar. Asegúrese de que las personas sepan que usted está disponible para ellos si tienen cualquier pregunta, y asegúrese de que usted siempre está abierto, amistoso, y es claro cuando responde a estas preguntas.
  • La experiencia de haber sido ignorados: En algún tiempo la gente afectada por el problema ha sido ignorada o han participado pero sólo contribuyendo con su trabajo. Pocos líderes y organizadores pueden haberles escuchado seriamente o implicarles activamente en los procesos de planificación, organización, decisión, y evaluación. Si las personas han llegado a esperar que ellos serán ignorados, entonces tendrán menos probabilidad de intentar ser implicados.
  • Líderes resistentes. Quizá la gente que es afectada por un problema, vea en esos líderes una resistencia para que ellos lleguen a involucrarse. ¿Están los líderes dispuestos a reorganizar sus agendas de acuerdo a las aportaciones de los ciudadanos? ¿Son los líderes capaces de escuchar y seguir lo que ellos han escuchado? Es importante, para que los participantes lleguen a permanecer involucrados, que lleguen a sentir que lo que dicen vale la pena porque es tenido en cuenta.
  • Sentido de impotencia: La complejidad de la política intimida a los ciudadanos, impidiendo que lleguen a implicarse. Los muchos niveles de gobierno dificultan que cualquiera conozca dónde comenzar, a quien acercarse, y como influir. La concienciación y educación acerca de estos procesos ayuda a que los individuos mejoren su auto-confianza para comenzar. Las personas pueden tener miedo de hablar porque quizás no están comprendiendo todo lo que esta ocurriendo y tiene miedo de causar una mala impresión.
  • La falta de tiempo: Organizar adecuadamente el tiempo es la clave para que participen sobre todo aquellas personas que tienen horarios ajustados. Tenga en cuenta cuando la población a la que usted se está dirigiendo esta disponible, de modo que ellos tengan voluntad de participar. Por ejemplo, si usted desea que mucha gente que trabaja de noche logre involucrase, necesita tener tiempos disponibles que no coincidan con sus horas de trabajo. Tradicionalmente las reuniones y eventos no deberían durar demasiado ni más de lo necesario de manera que la gente no sienta que su tiempo es malgastado.
  • Falta de transporte: Si es posible, provea transporte a quienes no tengan el dinero o acceso a vehículos. Además, los lugares de reunión necesitan ser tan cercanos y familiares para los participantes como sea posible, tales como las escuelas o bibliotecas.  Si hay transporte publico cerca del lugar de reunión, no olvide explicarle a la gente como llegar hasta él.
  • Falta de servicio para el cuidado de niños: No poder encontrar a alguien confiable para cuidar a los niños o tener que pagar a alguien que cuide de ellos puede ser una gran barrera para los padres que de otra forma se quieren involucrar. Considere formas en cómo el cuidado de los niños puede ser posible. Por ejemplo, usted puede proveer el cuidado de los niños en el sitio de reunión o tener padres que están involucrados en esto y establecen turnos para esta tarea.
  • Líderes o participantes sobrecargados: Si estos intentan hacer más de lo que es realista, entonces otros que no tienen tiempo o capacidad para trabajar tanto acerca del asunto pueden dejarlo. Tranquilícese a usted mismo y haga demandas realistas para usted mismo y para los demás.
  • Demasiadas personas involucradas: Pequeños grupos tienden a realizar más rápidamente el trabajo.  Utilice grupos con poca gente de modo que cada individuo pueda ser escuchado y sentirse participante en lugar de pasado por alto.
  • Organización pobre de los grupos de acción existentes: Si existen grupos que están desarrollando acciones sobre el asunto, organice estos esfuerzos y recursos de modo que el tiempo y energía no sean duplicados.  Si los mismos grupos están pobremente organizados y utilizados, ayúdelos en la realización y conéctelos con otros grupos.
  • Historia de reuniones improductivas: Las experiencias pasadas con reuniones improductivas hacen que la gente desconfíe acerca de la efectividad de las reuniones en general. Por lo tanto, es importante encontrar las maneras de hacerle saber a la gente que las reuniones van a ser de utilidad, y por qué cada persona es una parte importante.

Recuerde: Examine las barreras con una mente abierta y piense creativamente los modos de vencerlas.

¿Cómo motivar a los ciudadanos para lograr que se involucren y se mantengan así?

 Conocer su audiencia.

Hay varias maneras para motivar a otros para que se impliquen y mantenerlos involucrados. La motivación comienza dentro del individuo, de tal manera que solo tiene sentido enfocarse en la originalidad de cada persona. Ayudar a la gente a darse cuenta de que aquello que pueden ofrecer es importante y apreciado, y que a través de llegar a implicarse pueden beneficiar en formas que son significativas para ellos.

Usted necesita estar familiarizado con el estilo de vida de las personas con las que desea trabajar. ¿Cómo el contexto social, cultural, económico y político afecta a su participación y a su respuesta? Intentando “ponerse en sus zapatos” seguramente logrará entenderlos mejor y trabajar más productivamente con ellos como un equipo.

Reconocer fuerzas.

Cada individuo tiene singulares talentos, habilidades, herencia cultural, experiencias, convicciones y valores. A causa de estas cualidades, cada persona tiende a aprender diferentes cosas, en relación a la experiencia de llegar a involucrarse en los problemas comunitarios.  Mientras que esto es importante para cada persona que contribuye, esto es igualmente importante para reconocer, apreciar y utilizar estas habilidades. Esto capacitará a los participantes para saber cómo su participación es útil e importante.

Además de reconociendo las fuerzas de los individuos, usted también deberá reconocer las fuerzas de una comunidad particular. Por ejemplo, si usted está trabajando para implicar a los miembros de la comunidad Asiático-Americana en su población, usted debería considerar las fuerzas que esta comunidad posee. ¿Cómo ellos están ya organizados para conseguir cosas?  Ellos pueden ya tener sistemas efectivos en marcha que usted puede utiliza. La organización política puede ser no muy conocida (no muy familiar) para ellos, pero usted podría ser capaz de relacionar esto con algo que ellos conocen y con lo cual se sienten cómodos, como por ejemplo, la organización de un gran evento cultural o la recolección de fondos para la iglesia.

Reconocer necesidades

Las personas tienen diferentes razones para llegar a estar involucrados. Estas razones con frecuencia coinciden con o responden a necesidades básicas que requieren satisfacer. Algunas de estas necesidades incluyen:

  • La necesidad de mejorar o mantener su autoestima.
  • La necesidad de sentir que su contribución es sinceramente útil y servicial.
  • La necesidad de sentir que están teniendo influencia sobre un problema.
  • La necesidad de tener algún nivel de control sobre uno mismo y su medio ambiente.
  • La necesidad de amistad.
  • La necesidad de ser reconocidos por sus esfuerzos.

Apoyar otros intereses de estos grupos.

Si usted espera que la gente le dé su apoyo, usted deberá de corresponder. En otras palabras, no espere que ellos le ayuden con su iniciativa a menos de que usted esté dispuesto a ayudarles también. Por ejemplo, si usted desea involucrar más a la comunidad afro americana dentro de su iniciativa, deberá estar preparado para prestar su voz para sus causas. Hable claro públicamente contra el racismo en su comunidad, su organización tiene que ser visible en los eventos de la comunidad afro americana y probarse que usted mismo y su organización son aliados. Asistir a reuniones o reunir fondos ocasionalmente puede no parecer relevante para los propósitos de su organización; sin embargo, sí es relevante para los intereses y preocupaciones de la gente a la cual usted quiere llegar, lo cual es relevante para usted.

Reconocer que los grupos están formados de individuos

Los ciudadanos que asumen un papel activo en problemas comunitarios, desarrollan habilidades y conocimientos que ellos necesitan para participar efectivamente. Sin embargo, lo más importante, es que ellos tengan auto - confianza.  Pensar que ellos pueden producir una diferencia les conduce a la voluntad de participar. Al acercarse a los ciudadanos en busca de su participación, recuerde que cada individuo es un recurso poderoso y muéstreles que cree en ellos. Incluso cuando se dirige a grupos, reconozca que los grupos consisten de individuos quienes son todos ellos diferentes a pesar de sus vínculos comunes.

Pedir individualmente a la gente que participe.

Una encuesta realizada en el año 1990 por Gallup mostró que la principal razón para que la mayoría de las personas que están interesadas en trabajar como voluntarios no lo hagan es que ¡nadie les ha pedido nunca que lo hagan! Invitar a la gente individualmente permitirá que ellos sepan que no son solamente números sin rostro dentro de la comunidad. Cuando las personas interactúan a nivel personal, especialmente entre amigos y vecinos, la implicación aparece como menos intimidatoria y distante. El programa puede ser más efectivo cuando la gente interactúa a un nivel personal, especialmente entre amigos o vecinos.

Puede invitar a la gente personalmente para que se involucre o pedir a otras personas para que lo hagan. Por ejemplo, tal vez los proveedores de empleo puedan hacer esto con sus empleados, los profesores podrán pedirles a sus estudiantes y sus familiares que participen, o los amigos puedan hablar con los vecinos y otros amigos. Las llamadas telefónicas personales o las cartas son más efectivas que los anuncios generales.

Adaptar los talentos, habilidades, conocimientos y experiencias individuales con las necesidades del grupo.

Como resultado no solamente el grupo será más fuerte, sino que los participantes llegarán a mantenerse involucrados debido a que esto les hace sentirse útiles. Por ejemplo, puede pedirle a alguien con personalidad extrovertida que hable en publico, así como a una persona tímida que disfrute de escribir de tal manera que se registre todo lo que ocurre durante el evento.

Hacer sentir a los partícipes bienvenidos escuchándolos y tomándolos en serio.

Cuando llega gente nueva a su primera reunión o actividad, no deje de darles la bienvenida, agradézcales su asistencia y solicite sus opiniones y sugerencias. Involúcrelos en las discusiones.  Trate de hacer que se involucren en pequeños proyectos que podrían animar sus intereses. Y lo más importante, escuche lo que ellos tienen que decir.

Escuchando activamente impedirá que cierta gente se aleje. Esto también le ayuda a empatizar con ellos y a comprender diferentes perspectivas y opiniones. Las habilidades de escuchar activamente incluyen aclarar cosas que parecieran no tener sentido, resumir lo que se está presentando y permitir a los participantes terminar sin interrupciones.

Siete Consejos para Escuchar Activamente

1. Preste completa atención. Mire a la persona y suspenda cualquier cosa que esté haciendo. Coloque abajo el periódico, apague el teléfono celular, mire a la persona con la que está hablando y escuche atentamente.

2. Escuche no sólo las palabras, sino el sentimiento reflejado. Una gran parte de la comunicación humana es no verbal. Esto incluye el tono de voz, gestos, lenguaje corporal y las inflexiones. Todo esto revela mensajes no hablados, (tal como enojo, irritación, tristeza o miedo), que pueden ser mucho más importantes que las palabras utilizadas. Sea sensible a ellos.

3. Estar sinceramente interesado acerca de los que las otras personas están diciendo. Recuerde que usted siempre puede aprender cosas de los demás y que está realizando algo por los demás escuchando realmente.

4. Exprese nuevamente lo dicho por las personas.  Esto es un modo de permitir que la persona sepa que usted entiende no sólo las palabras sino también el propósito de lo que expresó. Esto es muy importante especialmente cuando hay un conflicto o cuando la otra parte es hostil. Su instinto puede ser responder a la alegación inmediatamente, pero esto sólo crea más tensión y distancia.

5. Formule preguntas clarificadoras de vez en cuando. Esto le indicará a los participantes que usted está escuchando activamente y que a usted le interesa la opinión de ellos.

6. Sea consciente de sus propios sentimientos y firmes opiniones. Cuando nosotros no tenemos conciencia de nuestros propios sentimientos y firmes convicciones, tendemos a expresar nuestras reacciones inmediatas cuando estamos escuchando. Tales reacciones pueden cortar una comunicación efectiva. Por ejemplo, si alguien pudiera estar exponiendo un punto relacionado con la religión con el que usted difiere, su impulso inicial podría ser expresar su desacuerdo, lo cual podría ser solo el inicio de una discusión. Manténgase atento, de tal manera que cuando escuche aquello con lo que no está de acuerdo, probablemente no sea el momento para decirlo.

7. Si usted siente que realmente debe expresar sus puntos de vista, hágalo sólo después de haber escuchado. Es decir, permita al orador terminar primero y si resulta de utilidad, reláteles su propia experiencia

Mostrar reconocimiento para la contribución de cada persona.

El reconocimiento es esencial para que la gente se sienta querida, útil e importante. Puede mostrar aprecio a través de proporcionar certificados de apreciación (Diplomas o reconocimientos), banquetes o fiestas de reconocimiento, atención especial para los participantes en boletines, periódicos u otros recursos o medios de comunicación. También puede agradecer mediante cartas o tarjetas postales y llamadas telefónicas personales o conversaciones reconociendo a aquellos que se implicaron.

Conocerse a sí mismo.

Esto es igualmente importante conocerse a sí mismo, porque usted está continuamente influenciando y moldeando los procesos de ayuda a aquellos que son afectados por un problema para llegar a estar involucrados.  Pregúntese a sí mismo:

  • ¿Qué me motiva?
  • ¿Por qué estoy participando?    
  • ¿Qué quiero lograr?
  • ¿Cómo reaccionaré a las diferentes personas y situaciones?
  • ¿Cómo de comprometido estoy?
  • ¿Cuánto estoy dispuesto a hacer?

Permanecer organizado.

Cuando la gente encuentra una situación desorganizada y nada clara, generalmente se marchan.  Por lo tanto, para mantener a la gente motivada, necesita ayudarles a estar organizados estando organizado usted mismo. Buenos líderes ayudan a los participantes a sentirse más seguros y confiados. Si el líder entiende qué es lo que está ocurriendo y ocurrirá, entonces puede delegar efectivamente responsabilidades e incluir a todos los participantes eficazmente.

Defina y clarifique los planes, metas y propuestas del grupo previamente.

La gente necesita tener un sentido de dirección con algo de lo que ocuparse, de tal manera que lleguen a implicarse y se mantengan involucrados. Trabajar alrededor de metas comunes da a la gente un lazo especial, capacitándolos para trabajar juntos como un equipo y haciendo que se ocupen más profundamente del trabajo que están realizando. Presente planes claros y objetivos realistas.

De la misma manera, es importante presentar un calendario práctico y viable. Si la gente no ve ningún suceso - o si lo sienten demasiado apresurado -, estarán menos interesados en permanecer involucrados, así que sepa cómo tranquilizarse. Crear un calendario le permite ver lo que está terminado y lo que todavía necesita trabajo, además de dar a cada uno una idea clara y realista. Periódicamente recuerde a los miembros del grupo cuáles son sus metas y su calendario con el fin de mantenerles enfocados e inspirados.

Establecer buena comunicación con el grupo y entre los diferentes grupos.

Es más probable que diferentes grupos en la comunidad compartan recursos y se ayuden unos a otros a alcanzar las metas establecidas si se comunican efectivamente entre sí. Mantener a las personas dentro del grupo informadas así como a otros grupos les ayudará a trabajar para alcanzar las necesidades comunes y evitar duplicar el trabajo.

Use sabiamente el tiempo de las reuniones.

Valore el tiempo de la gente. Recuerde que las personas están invirtiendo el tiempo que le dedicaría a otras actividades, como su tiempo personal, tiempo de trabajo o con su familia y amigos para involucrarse con su grupo. Así que la gente espera que su tiempo sea utilizado sabiamente. Por lo tanto, si una reunión se prolonga tediosamente o logra pocas cosas, probablemente no asistirán a otras reuniones o eventos porque sentirán que es un desperdicio de su valioso tiempo. Conozca cómo dirigir eficaz y eficientemente las reuniones, haga que sean tan cortas como sea posible.

Ejemplo:

Las reuniones organizacionales para voluntarios de la institución local para mujeres maltratadas eran rigurosas y minuciosas, pero tendían a ser muy largas. La directora creía que era importante cubrir cada elemento de la agenda en las reuniones mensuales, y se pedía a los voluntarios que asistieran. Más y más voluntarios lo iban dejando, y la responsable no sabía por qué.

Un día en un comercio, la directora se dirigió a un voluntario que lo había dejado. Ellos hablaron cortésmente durante un momento, y después la directora decidió simplemente preguntarle qué había ocurrido para que el antiguo voluntario lo dejara. "Bien," dijo el antiguo voluntario, "simplemente no podía ir a las reuniones más; yo nunca supe cuando la reunión iba a terminar y simplemente no podía pagar a alguien que me cuidara de los niños durante más de dos horas. Y como no podías ser un voluntario si no ibas a las reuniones, tuve que dejarlo."

La directora se dio cuenta de que muchos de los voluntarios eran madres jóvenes, y muchas estaban solteras o vivían con un salario fijo. Ella cambió las reuniones, suavizando sus habilidades para dirigir las reuniones y estableciendo un límite estricto para la duración de las mismas-- las reuniones terminaban después de una hora en cualquier situación-- y los voluntarios podían faltar a una reunión cada seis meses. Ella también reunió a unos pocos voluntarios para proporcionar cuidados a los niños durante las reuniones. La directora pronto observó un gran aumento en el número de madres que fueron capaces de llegar a implicarse como voluntarias.

Por encima de todo, mantenga una actitud positiva.

Las actitudes son contagiosas, así que si usted tiene una mala actitud, la gente que usted está tratando de implicar se dará cuenta de eso. Si usted muestra una actitud positiva respecto al trabajo, otros tendrán más probabilidad de sentir esperanza y mayor capacidad de aceptar y aprender de los desafíos.

Para resumir:

Atraer a las personas que están directamente afectadas por el problema para que se impliquen es manejable, en muchas formas, como atraer a alguien más a su causa, aunque quizás puede ser un poco más difícil y requerir más esfuerzo por su parte. De cualquier modo, tener personas que están experimentando directamente el problema, cualquiera que sea el asunto en el que trabaja su organización, merece la pena. Éstas serán las personas que conocen el problema más profundamente, que tratan con él cada día, y serán capaces de realizar una contribución más profunda, significativa, y personal a la discusión y planificación de su organización. Haga cualquier cosa que usted pueda hacer para conseguir que esas personas se impliquen y usted está encantado de haberlo hecho.

Contributor 
Chris Hampton
Eric Wadud

Recurso en línea

Maximizing Community Stakeholders' Engagement is a comprehensive video from Tom Wolff, which offers a thorough exploration of why it is important to involve all stakeholders, and how to do so.

Recurso impreso

Dunn, D. (1977). Community guide: Community involvement series. Tucson, Arizona: The University of Arizona.